Archivo de artículos

PRESUPUESTOS GENERALES AÑO 2013


En el proyecto de “Presupuestos generales del Principado de Asturias 2013”, se regula el “IMPUESTO SOBRE DEPÓSITOS EN ENTIDADES DE CRÉDITO”, impuesto ya en vigor, con el mismo hecho imponible, en la Comunidad Autónoma de Extremadura, Junta de Andalucía y Extremadura.
Este impuesto, conocido mundialmente como la Tasa Tobin, deriva de la propuesta, en el año 1971, del economista norteamericano James Tobin, profesor de la Universidad de Princeton de crear una tasa sobre las transacciones de divisas para amortiguar las fluctuaciones sobre los tipos de cambio, con el fin de disuadir a los especuladores de acudir a un continuo cambio de divisas, evitando así a los gobiernos el tener que aumentar los intereses para hacer atractiva su moneda a los flujos financieros. Es decir, la finalidad del impuesto, en su concepción, no tenía un objetivo recaudatorio.
El objetivo era introducir un “palo en las ruedas” en las transacciones financieras mediante el establecimiento de una tasa sobre todas las conversiones spot de una moneda en otra divisa, proporcional al tamaño de la transacción, acordada de modo uniforme internacionalmente, y administrada por cada gobierno en su propia jurisdicción. Gran Bretaña, por ejemplo, sería responsable de gravar todas las transacciones intra divisa en la divisa Europea de los bancos y brokersradicados en Londres, incluso aunque la libra esterlina no participara. La recaudación de la tasa serían satisfecha al Fondo Monetario Internacional (FMI) o al Banco Mundial.
Aunque la Tasa Tobin no ha llegado materializarse en los términos expuestos por su ideólogo, no obstante tuvo su influencia en algunos Estados europeos, que la transpusieron adulterando el hecho imponible tobiniano.
En enero de 1984, Suecia introdujo una tasa del 0.5% sobre la compra o venta de un activo de capital. De modo que una transacción de ida y vuelta (compra y venta) resultaría en un gravamen del 1%. En julio de 1986 el tipo fue doblado. En enero de 1989, una tasa considerablemente más baja del 0.002% sobre los activos de renta fija fue introducida para todos los valores con un período de maduración superior a los 90 días o inferior. Para los bonos con un vencimiento de cinco años o superior, la tasa era del 0.003%.La recaudación de estos impuestos no fueron buenos. Por ejemplo, se preveía inicialmente que los ingresos de la tasa sobre los valores de renta fija fueran de 1.500 millones de coronas suecas al año. En realidad, no superaron los 80 millones de coronas suecas ningún año y la media estuvo cerca de los 50 millones. Además, al caer los volúmenes negociados imponibles, la recaudación de los impuestos sobre las ganancias del capital también cayeron, eliminando por completo el efecto recaudador positivo de la tasa sobre las transacciones de capital.
A finales de 2001, una tipo de tasa Tobin fue adoptada por la Asamblea Nacional de Francia. Sin embargo, fue derogada en marzo de 2002 por el Senado francés.
El 15 de junio de 2004, la Comisión de Finanzas y Presupuestos del Parlamento Federal de Bélgica aprobó una ley implementando una tasa Spahn. De acuerdo a esta normativa, Bélgica introduciría una tasa Tobin una vez que todos los países de la eurozona introdujeran una ley similar.
En julio de 2005, el antiguo canciller austríaco Wolfgang Schüssel hizo un llamamiento para aprobar una tasa Tobin de la Unión Europea que basa la estructura financiera de las comunidades de modo más estable e independiente. No obstante, la propuesta fue rechazada por la Comisión Europea.
El 23 de noviembre de 2009, el Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, tras atender una reunión del Grupo Bilderberg, argumentó a favor de una versión europea de la tasa Tobin.Este impuesto se aplicaría más allá de las puras transacciones financieras: “todas las compras y el petróleo serían tasadas”.En contra se pronunció su hermana, Christine Van Rompuy, quien dijo, “cualquier nuevo impuesto afectará directamente a los pobres”.
Así las cosas, la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias, en su proyecto de presupuestos para 2013, ante el agotamiento de nichos de nuevas fuentes impositivas, tiene la ocurrencia de crear, con efectos de 1 de enero de 2013 un nuevo impuesto autonómico denominado “Impuesto sobre Depósitos en Entidades de Crédito” en los siguientes términos:
SECCIÓN 2ª. IMPUESTO SOBRE DEPÓSITOS EN ENTIDADES DE CRÉDITO.-Artículo 41. Impuesto sobre Depósitos en Entidades de Crédito.-Con efectos a partir del día 1 de enero de 2013 se crea el Impuesto sobre Depósitos en Entidades de Crédito como impuesto aplicable a las entidades de crédito que operen en el territorio del Principado de Asturias, que se regirá por las siguientes disposiciones:……, cuyo hecho imponible está constituido por el mantenimiento de fondos de terceros, cualquiera que sea su naturaleza jurídica, por parte de las entidades de crédito, y que comporten la obligación de restitución, con unos tipos de gravamen del 0,3%, 0,4% , 05%, en función de diversos tramos de la base imponible (Ver art. 41 de los Presupuestos Generales del Principado de Asturias para 2013):
El importe presupuestado por este nuevo impuesto con efectos desde el 1 de Enero de 2013, es decir, que esperaba recaudar nuestra Consejera de Hacienda es de 30 millones de euros, necesarios para cuadrar, por exigencias del equilibrio financiero, el estado de ingresos con el estado de gastos, y cuyos importes ascienden, respectivamente, a 3.687.554.585 euros.
Total ingresos…………………3.687.554.585 euros.Total gastos……………………3.687.554.585 euros.
Pero, un contratiempo ha venido a perturbar el equilibrio presupuestario entre ingresos y gastos autonómicos: la creación de un impuesto a nivel estatal con el mismo hecho imponible, materializado en la Enmienda nº 169 del Grupo Parlamentario Popular en el Senado (GPP), añadiendo el Capítulo XI.-Art. 19.-Impuesto sobre los Depósitos en las Entidades de Crédito, con efectos tributarios desde el 1 de enero de 2013, siendo su hecho imponible el mantenimiento de fondos de terceros, cualquiera que sea su naturaleza jurídica, por los contribuyentes señalados en el apartado Seis de este artículo, y que comporten la obligación de restitución, a excepción de los fondos mantenidos en sucursales fuera del territorio español, quedando exentos de tributación El Banco de España y las autoridades de regulación monetaria, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Central Europeo, y el Instituto de Crédito Oficial.
Y digo contratiempo porque la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2013 deja bien claro que el impuesto estatal es incompatible con el mismo impuesto autonómico, salvo que el impuesto autonómico haya sido establecido en una Ley de la Comunidad Autónoma aprobada con anterioridad a 1 de diciembre de 2012, cosa que no ocurre en la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias.
Ello quiere decir que de aprobarse por la Junta General del Principado de Asturias la Ley de Presupuestos Generales para 2013 en los términos en que actualmente se ha presentado, el presupuesto nace gravemente desequilibrado, vulnerando el “principio de estabilidad presupuestaria “establecido en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril ):
Artículo 3.-Principio de estabilidad presupuestaria.-1.-La elaboración, aprobación y ejecución de los Presupuestos y demás actuaciones que afecten a los gastos o ingresos de los distintos sujetos comprendidos en el ámbito de aplicación de esta Ley se realizará en un marco de estabilidad presupuestaria, coherente con la normativa europea. 2.-Se entenderá por estabilidad presupuestaria de las Administraciones Públicas la situación de equilibrio o superávit estructural. 3.-En relación con los sujetos a los que se refiere el artículo 2.2 de esta Ley se entenderá por estabilidad presupuestaria la posición de equilibrio financiero.
El Principado de Asturias no puede acogerse, por tanto, a la compensación que se brinda por parte del Estado (Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de Financiación de las Comunidades Autónomas). A aquellas Comunidades Autónomas que tuvieran en vigor el impuesto:
“….Trece.-Hechos imponibles regulados en esta Ley gravados por las Comunidades Autónomas.-En la medida en que el impuesto que establece esta Ley recaiga sobre hechos imponibles gravados por las Comunidades Autónomas y esto produzca una disminución de sus ingresos, será de aplicación lo dispuesto en el artículo 6.2 de la Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de Financiación de las Comunidades Autónomas. Lo dispuesto en el párrafo anterior será únicamente de aplicación respecto de aquellos tributos propios de las Comunidades Autónomas establecidos en una Ley aprobada con anterioridad a 1 de diciembre de 2012.” (Enmienda nº 169 GPP)
“Articulo 6.Dos. Los tributos que establezcan las Comunidades Autónomas no podrán recaer sobre hechos imponibles gravados por el Estado. Cuando el Estado, en el ejercicio de su potestad tributaria originaria establezca tributos sobre hechos imponibles gravados por las Comunidades Autónomas, que supongan a éstas una disminución de ingresos, instrumentará las medidas de compensación o coordinación adecuadas en favor de las mismas.” (Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de Financiación de las Comunidades Autónomas)
Por tanto, en base al “Principio de Estabilidad Presupuestaria” citado, la Junta General no puede/debe aprobar el proyecto de “Presupuestos Generales del Principado de Asturias para 2013” con este desequilibrio financiero generado por la irrupción del Estado en este tributo sobre los depósitos bancarios, impuesto que equilibraba los ingresos con los gastos de nuestra Comunidad Autónoma de Asturias, pero que ahora, dada su manifiesta incompatibilidad con el tributo estatal, desaparece, con lo deja desencajado, en estado de desequilibrio de nuestro proyecto de presupuestos.
Oviedo 17 de diciembre de 2012

 

Publicado por Alejandro Mon