Archivo de artículos

REFLEXIONES DESDE LA SOCIEDAD CIVIL



Raimundo Abando Tartiere

En un periodo de tiempo donde la corrupción es uno de los grandes problemas de España, creo que es necesario dedicar unos minutos a meditar sobre este tema.

El PODER corrompe.El PODER ABSOLUTO de los partidos que gobiernan CORROMPE mucho más.

Y en inicio del mundo, comenzó la lucha por el poder…Podían ser las primeras palabras de un guión sobre la historia de nuestro mundo.

Habiendo tanta disputa por él, nos podíamos preguntar, ¿el poder es bueno o es malo? Como se pueden figurar, hay multitud de opiniones en uno u otro sentido. Pero si las analizamos bien, todas ellas están pensando más en quienes lo poseen  que en a quienes se dirige. En mi opinión, la búsqueda del poder y el poder en sí mismo no son ni buenos ni malos, todo depende de para que se quiere el poder, que medios se utilizan para llegar a él y como se usa una vez que se consigue.

Es bueno si se quiere y se utiliza con fines nobles para el grupo que se representa y, en cambio, es malo si se convierte en un medio para obtener beneficios para quien lo tiene.

Por eso debemos de distinguir siempre entre las actitudes que se manifiestan verbalmente y la conducta que se observa en la realidad. Si el que maneja el poder no hace lo que manifiesta, nunca deberíamos de confiar en él. Y realmente es muy fácil de comprobar, pues como decía Pítaco de Mitilene“ Si queréis conocer a un hombre, revestidle de poder. Será fácil de desenmascarar”

LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Comentaba un día Bismark que “La política es como las salchichas, es preferible no saber de que están hechas”. Y creo que, en parte, no le faltaba razón. Y, sin embargo, soy un defensor de la democracia y de los partidos políticos. Ahora bien, ni me gusta un sistema inmovilista, ni me gusta el sistema de partidos que tenemos en la actualidad en España.


Los políticos no representan a los electores ...
El Artículo 6 de la Constitución Española proclama dos mandatos fundamentales: 1- Los partidos políticos son la manifestación de la voluntad popular. 2- Su funcionamiento interno y estructura tienen que ser democráticos. Hoy, después de treinta y cinco años, podemos decir con gran frustración que ninguno de los dos se cumple. Respecto al primero no puedo estar mas de acuerdo con Karl Popper cuando decía que “Los políticos no representan a las personas que les han elegido, sino a sus partidos. Ante una decisión a favor del ciudadano o su partido, siempre eligen al partido”. Respecto al segundo mandato, tampoco se cumple. La Ley Orgánica 6 del 2002 debería de haber regulado los partidos políticos, pero no lo hizo. Es una Ley generalista que no entra a legislar lo importante. Por lo tanto no sirve. Para mas desesperación, los actos antidemocráticos de los partidos ( hay infinidad todos los días), quedan impunes. Pues la ley comentada no regula las consecuencias, y al no haber una verdadera independencia del poder judicial,  los Jueces no quieren entrar a juzgar la vida interna de los partidos.


LA CORRUPCIÓN

Si a las malas prácticas del poder, le añadimos la mala utilización de los partidos por parte de los políticos, la corrupción está servida en bandeja de oro.

La evidencia que en España hay mucha corrupción es palpable, máxime en los tiempos que corren. Hoy ocupamos el puesto 30 del mundo con una nota de 6,5. Lo peor es que hay catorce países en mejor posición que nosotros entre nuestros socios comunitarios.
Politico CORRUPTO
Las cifras anteriores no quieren decir que todos los políticos sean corruptos, ni mucho menos. Ahora bien, si por acción son pocos, por omisión son multitud y por encubrimiento muchos más.

Porque la corrupción, bajo mi punto de vista, es un concepto mucho más amplio de lo que se piensa. No es solo la acción de cobrar ilícitamente, o pedir dinero para un partido a cambio de favores. La corrupción consiste en el mal uso del poder público para beneficiarse personalmente o beneficiar a alguien. Pero ese beneficio no tiene por que ser económico, puede ser de cualquier otra índole. Realmente nace de la mala utilización del poder.

La realidad es que una persona o un grupo de personas transgrede los compromisos adquiridos con la sociedad, utilizando privilegios otorgados por la misma, con el objetivo de obtener un provecho ajeno al bien común. Por eso, cuando se desvirtúa el fin por el que se debe estar en política, cuando se piensa más en uno mismo o en su grupo, o cuando se piensa más en el partido, estamos abriendo la puerta de par en par a la corrupción.

MANERAS DE EVITAR LA CORRUPCIÓN

Después de la encuesta del CIS del mes de Marzo, la corrupción es ya la segunda preocupación de los españoles, siendo los partidos políticos la cuarta.
Es indudable que la corrupción existe desde que el mundo es mundo, por lo tanto es imposible erradicarla, no sería realista el pensarlo. Pero si es posible reducirla.

Y la mejora de la corrupción solo es posible desmantelando el sistema que la ampara. Por lo que camino tiene que ser doble: político y judicial.

Cárcel para el delincuente hasta  que devuelva a la Hacienda Pública el último centavo
Desde una óptica general hay que tener en cuenta las siguientes pautas:

1-    La solución no es fácil ni inmediata, es un proceso lento y gradual.
2-    Hay que atacarla en todos los frentes a la vez. De forma aislada es menos eficaz.
3-    Más democracia significa menos corrupción.
4-    Mayor educación se traduce en menos corrupción.
5-    Mayor riqueza como país lleva aparejada menos corrupción.
6-    Cuanto menor es la impunidad menor es la corrupción.

Dos máximas son imprescindibles:

1-Una ley de transparencia amplia y precisa.  
2-Una justicia totalmente independiente, donde los Jueces nombren a los miembros del Consejo General del Poder Judicial y a los miembros el Tribunal Constitucional.

En cuanto a soluciones concretas podemos enumerar las siguientes:

1-    Modificación de la Ley Orgánica 6 del 2002 sobre los partidos políticos. Donde se determine la total democratización interna de los mismos.
2-    Limitación de mandatos de los cargos políticos.
3-    Que toda decisión de un político o de un funcionario público, al igual que sus ingresos, sean públicos y puedan ser vistos por todos los ciudadanos.
4-    Modificación de la financiación de los partidos para su total transparencia.
5-    Auditorias externas de los partidos políticos.
6-    Modificación del artículo 68 de La Constitución y de la Ley 5 de 1998 sobre el Régimen Electoral. Donde se instauren las listas abiertas en todas las elecciones.
7-    Aumento de penas para los casos de corrupción.
8-    Mayor rapidez de los juicios por casos de corrupción.
9-    Independencia de los Cuerpos Generales de Estado y de los Organismos Públicos que deben de velar por el buen funcionamiento de las Instituciones.
10-  Que los Poderes Públicos cumplan con el Artículo 9.2 de la Constitución e impulsen y faciliten la participación ciudadana en la vida política, económica, cultural y social de España.

Estoy convencido que con la implantación de estas medidas, la corrupción se reduciría de manera drástica, y estaríamos en el camino adecuado para conseguir la auténtica regeneración política que tanto necesitamos.
Por otro lado, hay que tener en cuenta la enorme responsabilidad que como sociedad civil tenemos. Decía Martin Luther King “Ya no me horroriza los actos malos de la gente mala, sino la indiferencia de la gente buena, yo añadiría, y los silencios de los cobardes…

No podemos permitir que desde el uso del poder se secuestren nuestras conciencias. Debemos de aspirar a nuestra propia identidad como sociedad, por muy duro y difícil que sea el camino. La construcción de una nueva ética es una obligación que nos corresponde a todos. Una ética que promueva y fortalezca la resistencia ante todo sistema o toda persona que prohíba al  ser humano tener una vida digna. Debemos de tener siempre presente que nuestro nivel de dignidad siempre tiene que estar por encima del miedo.












Raimundo Abando Tartiere, Abogado-Economista.