Archivo de artículos

LA JUEZ CORO CILLÁN CONDENADA A 15 AÑOS DE INHABILITACIÓN POR PREVARICACIÓN

La Juez María del Coro Cillán García
 
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado a la juez de Instrucción número 43 de Madrid, María del Coro Cillán García, a una pena de inhabilitación por 15 años, al haberla encontrado culpable de un delito de prevaricación en la administración judicial de la discoteca madrileña Moma.
El Consejo General del Poder Judicial suspendió cautelarmente el pasado mes de abril a la juez tras la apertura de juicio oral contra ella.
La sanción supone que la juez no podrá ejercer como juez durante ese tiempo y la pérdida definitiva de su destino actual, lo que en la práctica implica casi con toda seguridad que resultará apartada de la carrera.
La sentencia considera que la conducta de la juez debe ser calificada de prevaricación (tomar decisiones injustas a sabiendas) y la condena por ese delito a la pena de 18 meses de multa, con una cuota diaria de 15 euros, y a la inhabilitación especial para empleo y cargo públicos por 15 años y un día.

SIGUE LEYENDO

La juez Cillán niega haber cometido prevaricación en el cierre de una discoteca

Con la voz temblorosa, andar renqueante y mirada cabizbaja, la juez Coro Cillán, titular del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, conocida por reabrir en falso el caso del 11-M o llevar la investigación del caso Ussía, ha negado esta mañana en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid haber cometido el delito de prevaricación en la administración judicial del que se la acusa por haber precintado la discoteca Moma en septiembre de 2011. La magistrada ha declarado que acordó cerrar el local a raíz de la denuncia de uno de los socios para evitar que se produjera otro caso como la muerte del joven Álvaro Ussía, quien falleció en 2008 a manos de un portero de El Balcón de Rosales.

"No me confieso autora de los hechos tal como están relatados. No he cometido ningún delito de prevaricación", ha subrayado en el primer día del juicio oral la acusada, que se enfrenta a 20 años de inhabilitación a petición de la Fiscalía, que ha quedado en soltario después de que uno de los exsocios del Moma retirara sorprendentemente su acusación. El relato del que discrepa es el siguiente: El 21 de septiembre de 2011, cuando Cillán se encontraba de guardia, recibió una denuncia de Alberto Vos, socio de la discoteca Moma 56 S. L., contra Fernando Robes, también socio. En ella se pedía el precinto del local y un cambio de administradores.

En contra del criterio de la fiscal de guardia, que alegó una falta de comprobación de los hechos denunciados, Cillán cerró y siguió tramitando el asunto en vez de enviarlo a otro juzgado, como recogen las normas de reparto de asuntos vigentes entre juzgados de instrucción. Al día siguiente, nombró a un administrador judicial y dos días después nombró a otros tres administradores, entre ellos Francisco Javier Caballero, con un sueldo de 2.500 euros. Caballero es su supuesto “novio”, según declaró después la fiscal que estaba de guardia el primer día, Soledad García, durante la inspección que realizó el Consejo General del Poder Judicial.




Publicado por Alejandro Mon