Archivo de artículos

KRISTALLNACHT: LA NOCHE DE LOS CRISTALES ROTOS DEL REICH









Occidente celebra hoy un aniversario vergonzante, el 9 de noviembre de 1938


Incendio de una sinagoga por los nazis
Otras imágenes
Todo empezó la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938: Adolf Hitler, amo absoluto de Alemania tras autodesignarse en febrero de ese mismo año Jefe del Mando Supremo de las Fuerzas Armadas como complemento a su Presidencia y su Cancillería del Reich, decide poner en marcha de acuerdo con Heinrich Himmler -jefe de la Gestapo- y Reinhard Heydrich -su brazo derecho- el plan masivo de persecución y expulsión de todo lo que quedaba de la población judía en el Reich alemán.

No hay límite, ni habrá castigo legal alguno a los actos brutales que decenas de miles de miembros de las SS y las SD -las fuerzas paramilitares de choque de los NAZIS- cometerán durante una semana de terror absoluto contra todos los escaparates de comercios, centros y organizaciones de carácter judío.

En el paroxismo creciente de vandalismo y saqueo, los hombres de Himmler se lanzarán al allanamiento de viviendas, profanación e incendio de miles de sinagogas y librerías y a la violación, tortura y asesinato de hombres, mujeres y niños. Los cristales rotos de los establecimientos que bañaron las calles alemanas bautizaron la efeméride, Kristallnacht.

La excusa: un estudiante en París …


El médico personal de Hitler desató la 'Noche de los cristales rotos'

Los noticieros radiofónicos habían emitido por la mañana una noticia que se esparció por los comercios y las tabernas berlinesas a lo largo del día. Un joven refugiado judío, según aquella información, había matado en París a un diplomático alemán, Ernst von Rath, miembro del partido nazi, en represalia por la deportación de su familia a Polonia.


Fue la chispa que prendió la mecha al antisemitismo alemán y esa misma noche arrancó un violento acoso orquestado por el régimen nazi y que impulsó a muchos alemanes a lanzarse a las calles incendiando sinagogas, destrozando comercios judíos, saqueando cementerio, hospitales, escuelas y hogares.


Theodor Morell, médico personal de Hitler

Aquella noche, bautizada después como la 'Noche de los cristales rotos' y de la que se cumplen ahora 75 años, se saldó con un centenar de judíos muertos y más de 30.000 detenidos por el delito de "ser judíos", pero sus consecuencias se extendieron mucho más allá en el tiempo.

El gobierno impuso una multa de mil millones de marcos a la comunidad judía de Alemania. Los judíos fueron obligados a limpiar y reparar los desperfectos y los pagos de las aseguradoras fueron confiscados.


Y fue solo el principio. Sólo 7 años después, seis millones de judíos habían perecido bajo una persecución monstruosa y como fruto de un proceso de eliminación sistemático que comenzó un 9 de noviembre, la noche en que los alemanes se entregaron obscenamente a una espiral de destrucción de la que todavía siguen arrepintiéndose.


SIGUE LEYENDO …



75 años de la Noche de los Cristales Rotos, el inicio de Holocausto nazi



Ya era de noche cuando Charlotte salió aquel 9 de noviembre de 1938, de la mano de su padre, a la calle en Múnich. Sería una noche que nunca olvidaría: vio tiendas destrozadas, sinagogas en llamas y personas de origen judío que eran detenidas. Lo que vio pasaría a la historia como la Noche de los Cristales Rotos.

La pequeña de seis años y su padre también corrían peligro. Esa noche, habían salido para buscar refugio en uno de los suburbios de la ciudad. Hoy, cuando han pasado 75 años desde aquella noche, Charlotte Knobloch, que fue presidenta del Consejo Central de los Judíos en Alemania entre 2006 y 2010, sigue sin poder olvidar el horror vivido.

Aquella noche marcó el inicio de los espantosos sucesos que siguen siendo inimaginables hasta el día de hoy. Fue el comienzo de la persecución de personas de origen judío en Alemania, una persecución que nadie detuvo a tiempo y derivó en el Holocausto, en la matanza sistemática de millones de personas.

El disparador fue un atentado cometido el 7 de noviembre del 1938 en París: un joven judío de 17 años, Herschel Grynszpan, le disparó al diplomático alemán Ernst vom Rath.

Dos días después, al morir Vom Rath, en Alemania estallaron las agresiones contra personas judías.

Según el historiador Armin Fuhrer, los médicos alemanes que viajaron a París para asistir al diplomático herido -entre ellos, el cirujano personal de Hitler, Karl Brandt- optaron por no brindar todas las ayudas necesarias al herido. …



Alemania recupera la memoria de los campos de administración nazis (1934)

La antigua Central de Inspección de Campos de Concentración Nazi (IKL) acoge desde ayer una nueva exposición permanente con el objetivo de recuperar la negra memoria de la institución que gestionó las instalaciones en las que murieron dos millones de personas entre 1934 y 1945. 

Sachsenhausen la oficina de administración de los campos, que había sido creada en 1934.
El alargado edificio en forma de T, ubicado en la localidad de Oranienburg, en los alrededores de Berlín, fue construido entre 1938 y 1939 por encargo del jefe de las SS, Heinrich Himmler, para albergar en las cercanías del campo de concentración de Sachsenhausen la oficina de administración de los campos, que fue creada en 1934. 

El campo de Sachsenhausen fue el enclave usado por los nazis como modelo para el resto de centros del terror y en él fueron confinadas unas 200 000 personas desde su apertura en 1936 hasta 1945, de las cuales varios miles murieron víctimas de los abusos a los que fueron sometidos por los hombres de las SS hitlerianas.

Según Gnther Morsch, director de la Fundación de Lugares de Conmemoración de Brandeburgo (este de Alemania), se trata del "edificio original más importante y significativo" que existe todavía relacionado con la administración de los campos de concentración nazis. Desde el antiguo edificio de Inspección, que actualmente hace las funciones de oficina de la agencia tributaria de Oranienburg, se organizó la totalidad del sistema de campos de concentración que, en su momento de mayor apogeo, llegó a contar con treinta y dos campos principales. ...




Los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 fueron el escaparate del nazismo, siguiendo la estética neoclásica coincidente con el ideal de belleza aria, paradójicamente intercambiable con el contemporáneo realismo socialista por el que apostaba la Unión Soviética, cuyas autoridades también repudiaban el inicial vanguardismo de la Revolución. Algunas filmaciones de los juegos se deben a Leni Riefenstahl, que también dirigió la filmación del congreso nazi de Nüremberg de 1934, de impresionantes concentraciones y discursos, con el expresivo título de El triunfo de la voluntad.

Incendio de una sinagoga por los nazis
Otras imágenes






Publicado por Alejandro Mon