Archivo de artículos

UGT-ASTURIAS:UN SEÑORITO PURGA A LOS CRITICOS



No solo en Andalucía tiene problemas y una seria crisis interna UGT. Aunque la situación no es comparable, en Asturias el sindicato socialista se ha visto envuelto en los últimos meses en serios problemas judiciales, denuncias y fuertes críticas de sectores críticos y disidentes que fueron purgados por la cúpula del sindicato. La época dorada, cuando llovían millones al sindicato de los cursos de formación, ha dado paso a una crisis interna que ha llegado a provocar un ERE en UGT-Asturias que enfrentó en los tribunales a la dirección ugetista y a sus trabajadores. La Justicia dio razón a los empleados y utilizó una comprometedora grabación que hizo el presidente del comité de empresa al secretario general, Justo Rodríguez Braga. La sentencia ya es firme porque no fue recurrida. El presidente del comité, el abogado Carlos Suárez Peinado, acabó abandonando el sindicato.

SIGUE LEYENDO …

Justo Rodríguez Braga: “Tenemos demandas por una mierda de dinero que me limpio el culo con él” .


La Justicia derribó este verano el ERE que UGT-Asturias aplicó a casi toda su plantilla de 70 trabajadores y condenó a su secretario general, Justo Rodríguez Braga, por amenazas y presiones al presidente del comité, Carlos Suárez Peinado. Entre las pruebas que Suárez Peinado aportó al juez, está la transcripción de una conversación que mantuvo con Rodríguez Braga, que le reprocha una supuesta deslealtad por declarar en demandas contra el ERE interpuestas por trabajadores del sindicato. Suárez Peinado, uno de los abogados de UGT-Asturias, es hijo de un ugetista mierense.

SIGUE LEYENDO

Sueldos clandestinos en UGT-Asturias.

 
 
Uno de los misterios de la UGT asturiana es lo que ganan los nueve miembros de su ejecutiva. El sindicato se negó a facilitar estas cifras a esta revista a pesar de que Rodríguez Braga dice que “nuestras cuentas son totalmente transparentes”. Solo informa que sigue cobrando como trabajador de Arcelor, a lo que habría que sumar las dietas que le proporciona el sindicato, que según el propio Rodríguez Braga se redujeron en un 30%. No obstante, justifica su existencia porque “hay unos mínimos que hay que atender, la comida, la gasolina… de los que dedican su tiempo libre y su esfuerzo al sindicato”. Rodríguez Braga lleva más de una docena de años en la secretaría general y prácticamente un cuarto de siglo como liberado.

SIGUE LEYENDO …

«Casting»: Justo Rodríguez Braga, señorito.

«—¡Matías! ¡Aquí!»Un paisanín ruinucu, afogáu, dobláu, servil, acude a la carrera.»—Dígame, señorito.»—¿Esto qué ye, ho?, ¿un tentaderu o una cuadra del monte? —interroga, retóricu, Evelio Uría de la que revuelve, col fierru de marcar el ganáu, un matu d’ortigues que crez contra’l corralón redondu—. ¡Llímpiame esto cagando leches!»—Sí, señorito. Voi pola esbrozadora.»—¿Qué esbrozadora nin qué mi puta madre? ¡Arríncales a puñaos! ¿Nun ves que ya lleguen?
 

El sindicalista señorito y dictador

»Tres coches vienen llevantando polvu pel camín que lleva a la entrada la finca.»Matías arrodíyase desafiando l’artrosis. Cuspe nes manes, como si tuviere’l don de producir una baba solidificable en látex protector. Écha-yos mano a les ortigues. Engrífase-y la cara col dolor.»Evelio Uría, el patrón, ignóralu. Mira pal cielu nubláu, y nun ye por valorar les posibilidaes de que les nubes suelten agua: hai que dar apariencia de desinterés a los que lleguen, una displicencia calculada: l’amu ye l’amu. Descuelga’l puru de la boca y sescude la ceniza, que desciende, benedicente, enriba la calva humillada de Matías.»

SIGUE LEYENDO …





Publicado por Alejandro Mon