Archivo de artículos

UGT Y CC.OO.: SINDICATOS Y PATRONAL CONTROLAN ILEGALMENTE EL MERCADO DE LOS CURSOS DE FORMACIÓN DE DESEMPLEADOS




El Presupuesto de 2014 destina 4.079 millones de euros para las políticas activas de empleo. 2.473,2 millones se dedican al fomento del empleo, mientras que 1.605,5 se reservan para la formación. No obstante, a esta última cifra se suman los recursos de la Fundación Tripartita, cuya función es "colaborar y asistir técnicamente al Servicio Público de Empleo Estatal en sus actividades de gestión de las iniciativas de formación", y que en 2012 fueron de 2.155 millones de euros. Entre todas las partidas, el dinero destinado específicamente para cursillos ronda los 4.000 millones.



 
Los cursos de formación para desempleados son auténticos " contratos de servicios" que deben licitarse y adjudicarse de acuerdo con lo establecido en la ley de contratos de las administraciones públicas. Este procedinmiento es fundamental para potenciar a los empresarios autónomos dedicados a la docencia.
Su adjudicación directa a patronal y sindicatos, con el agravante de las subveniones públicas, es de todo punto ilegal siendo culpables los gobiernos que se los adjudican bajo la inadmisible justificación de la "paz social", ya que la utilización fraudulenta de las subvenciones conduce, inevitablemente a la malversación de fondos públicos.



Descontrol en la Formación

 

Curso de Habilidades Comerciales para un grupo de 15 alumnos, con una duración de 20 horas. Las clases las imparte el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES), vinculado a UGT, que valora el curso en 3.900 euros. "El precio está fuera de mercado", advierte Luis Alfonso Gómez del Pulgar, un consultor de formación responsable de Innova Personas. "Una empresa normal no pagaría más de 2.400 euros", asegura. "Hay formaciones muy caras, pero de mucha calidad, con consultorías previas y un formador de nivel y acciones de seguimiento", explica este técnico superior en riesgos laborales.

La ley establece que se pague entre nueve y 13 euros la hora de formación, por alumno, en función de que el nivel ofrecido sea básico o superior. Es decir, que ayude a desarrollar cualificaciones básicas o que capacite para adquirir competencias de programación o dirección. En el caso de algunos de los cursos del IFES, tales como Corte y cata de jamón o Arreglos florales, el coste es el máximo que contempla la ley, esos 13 euros. "Me encantaría que la Fundación Tripartita hiciera algo, pero está integrada por sindicatos y organizaciones empresariales", denuncia este consultor.


El negocio que mueven los cursos es millonario y está controlado por las patronales empresariales y los sindicatos. No es sorprendente que el año pasado, cuando el Gobierno recortó en 1.000 millones algunas partidas, tanto CEOE como las centrales tuvieran que hacer fuertes recortes de plantilla.







Publicado por Alejandro Mon