Archivo de artículos

SEVERINO GARCIA VIGÓN ......¡ NO QUIERE IRSE...!


  Severino Garcia Vigón   ......¡ NO QUIERE IRSE...!

Severino García Vigón  (FADE) y Serafín Abilio (CAC-ASPROCON)

El presidente de la patronal asturiana de la construcción, CAC-Asprocon, Serafín Abilio Martínez, afirmó ayer que el líder de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Severino García Vigón, «debería haber dimitido ya la semana pasada, cuando se lo pidió la mayoría del comité ejecutivo de la organización». Pero Vigón, hizo caso omiso, y con retintín, como es natural en él, dijo que se lo pensaría y que dimitiría en junio. Vigón piensa, y se lo cree a pies juntillas, que la FADE es suya, de su propiedad, y que hará en ella lo que  a él le dé la gana. A VIgón se le está terminando el generalato.



No hay que olvidar que Serafín Abilio Martínez fue el gran valedor de Severino García Vigón en 1995, cuando salió elegido para liderar la patronal asturiana. Ahora, casi 18 años después, le pide que permita una «renovación ordenada y sin guerras internas» en la organización. La inquietud es palpable entre la cúpula empresarial de la región ante los próximos pasos de su presidente y su repercusión.

El Comité Ejecutivo de FADE está integrado por los siguientes empresarios:
Presidente: Severino García Vigón (FADE); Vicepresidente 1º: Ignacio Núñez Rodríguez-Arango (Constructora Los Alamos); Vicepresidente 2º : César Figaredo de la Mora (Asturiana de Zinc, S.A.); Tesorero: Ovidio de la Roza Braga (ASETRA); Vocales; Juan Alvargonzález Figaredo (Naviera Alvargonzález, S.A.)….etc

FADE-Comité Ejecutivo

CAC-ASPROCON EMPRESAS ASOCIADAS

Pero Severino no se quiere ir, porque pierde coches oficiales, reuniones con las cúpulas socialista y sindical, ya no podrá repartir subvenciones a su capricho, tendrá que vivir en su casita sólo y ya nadie le llamará. Y, sobre todo, tendrá que lidiar con la Agencia Tributaria porque no paga los impuestos, en este caso el IVA.
Es curioso, resulta que no paga los impuestos pero, luego, cobra subvenciones, consejos de administración del sector público, sueldos por sus presidencias (dicen que sólo de la patronal levanta más de 100.000 euros + Cámara de Comercio + Puerto de Gijón + + + …etc), y todo sale de los impuestos de los contribuyentes...¡ De NUESTROS IMPUESTOS! 
¡Qué cara mas dura!

Yo creía que para poder cobrar subvenciones se tenía que estar al corriente en las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social, y resulta que lleva varios ejercicios tributarios, según el Fiscal, que no paga a la Agencia Tributaria el IVA. ¿Paga la seguridad social?

Severino nos ha salido hecho un zascandil tributario y no paga, porque, según dice, tiene discrepancias con la interpretación que la inspección fiscal hace de los hechos imponibles del IVA…!!!

 


Como lo cortés no quita lo valiente, y dando la razón a Serafín Abilio, en el sentido de que Severino García Vigón ya tenía que haber hecho las maletas, habiendo abandonado ya  la FADE y la Cámara de Comercio de Oviedo, de la que no ha dicho nada, lo cierto es que, hay que recordar, aviso de navegantes, que la empresa “Hormigones El Caleyo” está en concurso voluntario de acreedores, es decir, que no paga a nadie e incumple las obligaciones contraídas con terceros: proveedores, Hacienda Pública, Seguridad Social… Es decir, más de lo mismo, por lo que, de acuerdo con los Estatutos de la CAC-ASPROCON, no sólo no podría formar parte de dicha confederación, es que ni siquiera podría ser su presidente. 

 
"Hormigones "El Caleyo"" de Serafín Abilio Martínez

Serafín Abilio, da ejemplo al renuente Severino Vigón, y dimite ¡ya! de la presidencia de CAC-ASPROCON, porque los Estatutos, en su artículo 13, establecen que causarán baja automática en la asociación los que hayan sido declarados judicialmente en concurso de acreedores de conformidad con la legalidad vigente. Aunque el procedimiento concursla no sea firme, debes dar ejemplo y DIMITIR.

Estatutos CAC-ASPROCON

Serafín Abilio: "Si no se hace un esfuerzo en 2013, el sector de la construcción se irá al carajo" El presidente de la Condederación Asturiana de la Construcción critica a los gobiernos centrales "de uno y otro color" por propiciar que a Asturias "le salga todo al revés"


Severino García Vigón, «debería haber dimitido ya la semana pasada, cuando se lo pidió la mayoría del comité ejecutivo de la organización».

Cada día que pase sin dimitir de "FADE" y de la "Cámara de Comercio de Oviedo"será un mayor lastre para este empresario tan poco ejemplar.

Biografia

Seguir como sea
La dimisión es algo que no se estila en Asturias

Alberto Menéndez La Federación Asturiana de Empresarios (FADE) asturiana iba camino de un cisma. Por lo visto, al final ha primado la cordura y los dos sectores enfrentados tras hacerse públicas las dificultades fiscales del presidente de la patronal, Severino García Vigón, han firmado un armisticio. En resumen, no habrá represalias contra los críticos y éstos aceptan que Vigón siga en el cargo hasta junio. Se supone que sólo hasta entonces, aunque nunca se sabe.

Una vez más ha quedado patente lo difícil que resulta en Asturias que haya alguien que dimita; que haya alguien que reconozca que se ha equivocado y que por propia iniciativa decida cesar en sus funciones políticas, económicas, empresariales o del tipo que sean. Sólo eso, que se ha cometido un error de bulto -dejando a un lado incluso posibles irregularidades o ilegalidades- sería suficiente en algunos países para que el afectado presentase de forma inmediata su dimisión. Aquí en España, no; aquí en España, el reconocer un fallo es tomado más como un síntoma de debilidad que como una señal de honradez, de decencia. En ocasiones, ni a la fuerza se consigue que un personaje público se vaya.
En Asturias ha habido varios casos en los últimos meses que demuestran con creces el excesivo apego a los cargos. Lo malo de ese todo vale es que, aunque no se quieran percatar de ello sus protagonistas, acabará pasándoles factura. La mala imagen dada por algún diputado regional cobrando gastos por kilómetros no realizados o la de un portavoz parlamentario imputado por la justicia sin que ninguno de los dos hiciese ni el más mínimo amago de poner el cargo a disposición de su partido es un claro indicio de que algo no funciona bien. No sólo por los comportamientos individuales, sino también por los colectivos. No todo vale, aunque también es cierto de que, en ocasiones, da la sensación de lo contrario. Los escándalos de corrupción no son sinónimo en España, casi nunca, de fracaso electoral. Aquí, quien la hace pocas veces la paga. Hay disculpas para todo.

García Vigón «tenía que haber dimitido ya de la FADE cuando se le pidió». Lo dijo el pasado martes Serafín Abilio Martínez, presidente de los constructores asturianos, una de las personas que hace 18 años más hizo para que Vigón accediese al cargo. Probablemente éste tenga razones para seguir hasta junio. Pero sean las que sean son insuficientes.


 

¡ AY SUIZA, PATRIA QUERIDA !













Publicado por Alejandro Mon