Archivo de artículos

EL PRÍNCIPE CARLOS LLEGA A LA EDAD DE LA JUBILACIÓN SIN HABER DADO UN PALO AL AGUA Y … ESPERANDO - QUERIENDO SER REY


Los príncipes Carlos y Camila de Inglaterra

El príncipe Carlos cumplirá 65 años el 14 de noviembre … edad de jubilación

¿CUÁNTOS AÑOS TENDRÁ QUE ESPERAR PARA SER REY?

 

De acuerdo con declaraciones de un ayudante del príncipe publicadas en un reciente reportaje de la revista Time, el heredero al trono no tiene prisa por suceder a su madre porque teme que ser monarca se convierta en una especie de cárcel.

 

El príncipe Carlos llegará a la edad de la jubilación el 14 de noviembre, cuando cumplirá 65 años, pero aún a la espera de cumplir con el trabajo asignado, el de rey.

Carlos lleva más de 60 años preparándose para la función de jefe de Estado y es el heredero más anciano de la historia de la corona británica, marca que consiguió al tener 64 años, 10 meses y 5 días, la misma edad que Guillermo IV cuando accedió al trono en 1830.

Aunque el príncipe sigue esperando, Carlos tiene una presencia pública cada vez mayor en sustitución de su madre, la longeva Isabel II, y su cumpleaños lo celebrará en la India, donde hace una visita oficial antes de representar a la reina en la cumbre de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth) en Sri Lanka.

Ese es considerado un evento significativo dada la importancia de la cumbre, a la que asistirán -del 15 al 17 de noviembre- los jefes de Gobierno de 54 países, y porque deja claro que Carlos tendrá que ocuparse de compromisos de Estado debido a la edad avanzada de Isabel II, de 87 años, pues la abdicación no está contemplada.

A diferencia de otras monarquías, como la holandesa, donde la abdicación es aceptada, en la del Reino Unido suena casi a mala palabra, después de que el rey Eduardo VIII renunciase al trono en 1936 a raíz del gran escándalo por su relación con la divorciada estadounidense Wallis Simpson.



El príncipe Carlos llega a la edad de jubilación a la espera del trabajo de rey

 
El príncipe Carlos de Inglaterra ... sigue sin dar un palo al agua

El príncipe Carlos llega a la edad de la jubilación el 14 de noviembre, cuando cumplirá 65 años, pero aún a la espera de cumplir con el trabajo asignado, el de rey.

Carlos lleva más de 60 años preparándose para la función de jefe de Estado y es el heredero más anciano de la historia de la corona británica, marca que consiguió al tener 64 años, 10 meses y 5 días, la misma edad que Guillermo IV cuando accedió al trono en 1830.

Aunque el príncipe sigue esperando, Carlos tiene una presencia pública cada vez mayor en sustitución de su madre, la longeva Isabel II, y su cumpleaños lo celebrará en la India, donde hace una visita oficial antes de representar a la reina en la cumbre de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth) en Sri Lanka.

Ese es considerado un evento significativo dada la importancia de la cumbre, a la que asistirán -del 15 al 17 de noviembre- los jefes de Gobierno de 54 países, y porque deja claro que Carlos tendrá que ocuparse de compromisos de Estado debido a la edad avanzada de Isabel II, de 87 años, pues la abdicación no está contemplada.


SIGUE LEYENDO …


Carlos de Inglaterra, el heredero 'jubilado', cumple 65 años ... y su madre con salud de hierro.



Retrato oficial de Carlos de Inglaterra, 

Carlos, el príncipe de Gales, se convertirá este jueves, cuando cumpla los 65 años de edad, en el pensionista más famoso del mundo. Y será también el sucesor que más tiempo ha estado a la espera de convertirse en rey en dos siglos, tras superar a Guillermo IV, que fue proclamado rey en 1830, dos meses antes de cumplir los 65 años. Guillermo IV, sin embargo, no fue príncipe de Gales, título reservado al heredero a la corona, que era su hermano mayor.

Carlos es el primero en la línea de sucesión de la corona británica desde 1952, cuando su madre, la reina Isabel II, ascendió al trono. Se ha pasado toda la vida esperando para ser rey. Desde hace 55 años que es príncipe de Gales (la reina le otorgó el título a los diez años de edad).

Eduardo VIII fue príncipe de Gales durante 60 años antes de ser proclamado rey en 1901 y Jorge IV lo fue durante 58 años hasta su coronación en 1820.


SIGUE LEYENDO …



El príncipe Carlos cumple 65 años más cerca de "estirar la pata" que de la Corona

Sustituirá por primera vez a su madre en la presidencia de la reunión de la Commonwealth Con la reina Isabel sin la intención de abdicar y con una salud casi de hierro a pesar de la gastroenteritis que sufrió el pasado mes de mayo y por la que tuvo que ser hospitalizada por primera vez en una década, el eterno heredero sigue esperando su momento.

De hecho, y aunque la reina ha reducido sus viajes y le ha dado un mayor protagonismo a su hijo, que esté mes sustituirá por primera vez a su madre en la presidencia de la reunión de la Commonwealth en Sri Lanka, el príncipe Carlos tiene otro duro caballo de batalla: la longevidad de la familia real británica, cuyo ejemplo más claro es la reina madre, que falleció a los 101 años.

 Mientras tanto, celebra su cumpleaños junto a su esposa Camilla en India.

Por el momento, algunas voces aseguran que si existiera alguna intención de abdicar, Isabel II nunca lo haría antes de cumplir los 90 años, edad a la que se convertiría en la soberana con el reinado más largo del país. Sin embargo, y en el caso de que esto sucediera, las dudas sobre quién sería el heredero desatarían en Reino Unido un vendaval de opiniones sobre si debería de ser el príncipe Carlos o su hijo Guillermo. Aún así, y como la tradición es la que manda en estos casos, lo más probable es que la reina cediera la corona a su hijo y no a su nieto a pesar de que el príncipe Carlos tenga ya una edad para dedicarse a la vida contemplativa.


Carlos de Inglaterra, el eterno heredero, en fotos

El hijo de Isabel II cumple este jueves 65 años, la edad de la jubilación. El príncipe de Gales se convierte así en el heredero británico que más tiempo ha esperado por el trono británico en dos siglos. He aquí un repaso a su vida.

CAMILA Y CARLOS

 Nacido el 14 de noviembre de 1948 en Buckingham, con sólo tres años se convirtió en heredero con la subida al trono de su madre, la reina Isabel.

MIRA LAS FOTOS …

El regalo más deseado por el príncipe Carlos
 
Camila y Carlos, en la India.
El príncipe Carlos cumple hoy 65 años. La fecha es memorable y podría dar mucho de sí, si se analiza desde el punto de vista más protocolario. Al fin y al cabo, se trata de la persona que más tiempo lleva en la historia de Reino Unido como heredero a la Corona. Pero, centrándose uno en la faceta más íntima y personal, el aniversario deja un mensaje mucho más profundo.

Y es que ha sido a sus 65 años cuando su alteza real ha conseguido, al fin, que su madre acepte a su pareja. Camila ha conquistado el corazón de Isabel II y, de una manera muy velada, el homenajeado ha utilizado su cumpleaños para mostrar su felicidad a través de señales que sólo unos pocos han sabido interpretar.

La primera, el alfiler con el que su mujer se ha dejado ver estos días. Se trata de un broche en miniatura pintado sobre marfil, y que, a pesar del tamaño, tiene un valor muy especial para la soberana. El hecho de que ahora lo lleve su nuera es el mejor indicador de cómo la considerada «eterna amante» se ha ganado finalmente la aprobación de la reina. La relación entre ambas nunca fue fluida y eso era algo que a Carlos le hundía en la tristeza.

La frialdad quedó más que patente durante la boda de la pareja en 2005, cuando la señora Parker Bowles pasó a ser un inquilino más de Buckingham Palace. Legalmente también se convertía en princesa y en futura reina, pero para no herir sensibilidades y despertar, aún más, el fantasma de Diana, se optó por darle el título de duquesa de Cornualles.

En los días previos a la ceremonia, la asistencia de Isabel II era toda una incógnita. Como cabeza de Estado y de la Iglesia de Inglaterra, no quería perder el apoyo del sector más tradicionalista y tampoco crear una brecha dentro de la Casa de Windsor. Entre algunos sectores de la población, el nombre de Camila era tóxico y, a pesar de que se trataba del segundo enlace de su primogénito, la reputación de Su Majestad estaba en juego. Finalmente, no acudió a la firma en el registro civil y se limitó a estar presente en el servicio religioso que se celebró en el castillo de Windsor para bendecir a los recién casados. Las caras en las fotos oficiales fueron todo un poema.



Camila, lista para reinar

«¿Sabía que su tatarabuelo, el rey Eduardo VII, fue amante de mi bisabuela, Alice Keppel?». No es fácil actuar con naturalidad cuando se tiene delante a un futuro rey. Y quizá la frase no era la más adecuada dentro del protocolo. Pero fue así como Camila se presentó al príncipe Carlos. Ella tenía 23 años. El heredero, 22. La historia de amor que surgió después es de sobra conocida a ambos lados del Atlántico.
 
Camila, lista para reinar
Durante más de cuatro décadas, los británicos han sido testigos de la que es hoy duquesa de Cornualles. Y aún así, siempre ha sido la gran desconocida. El fantasma de otra mujer a la que Palacio consideró más adecuada para casarse con el amor de su vida, la obligó a mantenerse en un segundo plano. Pero eso forma ahora parte del pasado porque Camila, la eterna amante, la «tercera persona» de un matrimonio que nunca funcionó, la perpetua rival de Diana, la odiada por gran parte de plebeyos... Ha ejercido, por primera vez, como futura reina. Y, para asombro de todos, lo ha hecho con el beneplácito del pueblo.

Tan sólo un día después de su 65 cumpleaños, el príncipe Carlos presidía este viernes en Sri Lanka la reunión de jefes de Gobierno de la Commonwealth. Se trataba de un día histórico porque, por primera vez, representaba a su madre, la reina Isabel II. Era su gran puesta de largo, pero fue ella quien se convirtió en el centro de atención.

En la cena de gala, Camila apareció con una tiara de diamantes muy especial para la familia real. Se trataba de la misma tiara que en, tantas ocasiones, lució la reina madre. El gesto de Isabel II de prestar a su nuera la joya para tan memorable ocasión hablaba por sí solo: Camilla cuenta con la aprobación –y está ya preparada– para convertirse en reina consorte.









Publicado por Alejandro Mon