Archivo de artículos

IVA: IGIC / CRITERIO DE CAJA / REGLAMENTO



El IVA de caja/IGIC



·         Reglamento del IVA de caja, entrada en vigor Enero/2014

·         Requisitos: ¿Quién puede aplicar el IVA de caja?

·         Características: ¿Cómo funciona el IVA de caja?

·         La deducción del IVA soportado en el IVA de Caja


·         ¿A qué operaciones puede aplicarse el régimen del IVA de caja?


Con el nuevo régimen del IVA con criterio de caja, aprobado en la ley de Emprendedores, a partir del 1 de enero de 2014 las empresas y autónomos que facturen menos de 2 millones de euros al año no tendrán que adelantar a Hacienda el impuesto de las facturas hasta que no sean cobradas. Sin embargo, deberán cumplir con una serie de requisitos y obligaciones para acogerse a éste nuevo régimen. Te explicamos los detalles.

El régimen especial del IVA con criterio de caja ha sido una de las medidas más demandadas por el colectivo de autónomos durante los últimos años y que ha visto finalmente la luz, con la aprobación de la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, publicada en el BOE el 28 de septiembre de 2013.

De ésta forma, desde enero de 2014 las PYMES y autónomos que decidan acogerse de forma voluntaria a éste régimen tributario no deberán adelantar a Hacienda el IVA de las facturas no cobradas. Aunque esa norma también afectará a las facturas de gasto que no hayan pagado, cuyo IVA soportado no se podrán desgravar.


Sin embargo, y pese a los beneficios que puede suponer para muchos profesionales autónomos y pequeñas empresas que acusan problemas de liquidez, este régimen especial del IVA de caja cuenta con requisitos y especificaciones que es necesario conocer de antemano y que en la práctica pueden provocar que esta medida no se extienda tanto como sería deseable.

Requisitos: ¿Quién puede aplicar el IVA de caja? …




Todo lo que hay que saber sobre el IVA de Caja, que llega el 1 de enero 2014

El BOE publicaba el pasado sábado, 26 de octubre de 2013, el Real Decreto 828/2013, de 25 de octubre, que desarrolla el Reglamento del IVA de caja, que entrará en vigor el 1 de enero de 2014. A este régimen podrán acogerse dos millones de pymes y autónomos con un volumen de negocio inferior a dos millones de euros.
El Reglamento contempla que las empresas que quieran voluntariamente adherirse deberán comunicarlo con carácter general el mes de diciembre anterior al año en el que haya de surtir efecto y la renuncia al régimen se ejercitará también en los meses de diciembre y vinculará por un periodo de tres años.


A parte de estas condiciones con carácter general, especifica que el nuevo régimen no se podrá aplicar cuando el total de cobros en efectivo que se realice respecto de un mismo destinatario supere los 100.000 euros anuales.

Además, las pymes y autónomos que se acojan al IVA de caja tendrán nuevas obligaciones de información por motivos de control tributario mediante un nuevo régimen que les obligará a añadir en sus libros-registro las fecha de cobro y pago de las facturas y el medio utilizado. Se pretende, asimismo, que el régimen no supondrá un aumento de la facturación de aquellos que opten por el IVA de caja , pues bastará con identificar en sus facturas la aplicación de este régimen.


Novedades IGIC: criterio de caja

 

El pasado 11 de junio de 2013 el consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno de Canarias, anunció en el pleno del Parlamento, dicha medida por la que los autónomos y pequeñas y medianas empresas no tendrán que adelantar el pago del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) a Hacienda hasta que efectivamente hayan cobrado las facturas de sus clientes, al igual que ocurrirá con el Impuesto de Valor Añadido (IVA) en península, medida incluida en el Proyecto de la Ley de Emprendedores.



Con la entrada de esta medida, coincidiendo con la apertura del nuevo año fiscal, las empresas canarias podrán sustituir el principio de devengo (cuando se emite la factura) por el criterio de caja (cuando se cobra) para efectuar el ingreso del impuesto, siendo esta medida una gran noticia para las empresas, dado que estas reformas van a permitir “aliviar” la tesorería de las empresas y autónomos, disponiendo de esta manera de mayores recursos para aumentar la actividad y el empleo.

Desde hacía varios meses, se instaba a que se llevaran a cabo este tipo de reformas, ya no sólo por la delicada situación motivada por la crisis económica, sino porque además por la mayor carga tributaria que están soportando con la subida de los tipos de IGIC que tuvo lugar el 01 de julio de 2012.


Los asesores auguran que menos de un 10% de empresas aplicará el IVA de caja

 

¿Quién aplicará sí o sí el nuevo régimen de IVA de caja?

Hay un perfil de empresas que no vacilarán a la hora de acogerse al IVA de caja. Son las compañías que tienen como principales clientes a la Administración Pública, cuyo retraso en los pagos, especialmente en el ámbito autonómico y local, ha provocado graves problemas de tesorería a muchas sociedades. El sector público actúa como un cliente final, es decir, no tiene derecho a deducirse el importe. Precisamente por ello, José Manuel de Bunes, ex director general de Tributos y director de la oficina en Madrid de Arco Abogados, defiende que el criterio de IVA de caja debería haberse limitado a las compañías que son proveedoras de la Administración.

De hecho, en la memoria económica de la Ley de Emprendedores, texto por el que se aprobó el IVA de caja, se calcula el coste presupuestario de la medida bajo el supuesto de que las 115.000 empresas “que realizan fundamentalmente entregas de bienes y servicios” se acogerán al IVA de caja. Siempre según los cálculos del Ministerio de Hacienda, el coste para las arcas públicas ascenderá a 973 millones, un dinero que dejará de ingresarse en 2014 y que se recuperará en 2015.

 

Las empresas y profesionales llevan años reclamando un régimen de criterio de caja en el IVA que acabe con la “injusticia” que supone el modelo vigente hasta ahora, que obliga a pagar el impuesto al emitir la factura y no cuando se cobra. Este modelo tan deseado ya está aprobado y entrará en vigor el próximo 1 de enero, sin embargo, las empresas no muestran el entusiasmo que uno esperaría al hacer realidad una histórica reclamación. De hecho, abunda la desconfianza y el escepticismo.

El régimen de caja se limita a empresas y profesionales con una cifra de negocios inferior a dos millones. Los potenciales beneficiarios ascienden a 2,3 millones y los expertos aventuran que menos de 200.000 compañías optarán por el nuevo modelo en 2014. Para aplicarlo, deben solicitar a Hacienda su inscripción al régimen de caja en diciembre. Diversos motivos explican las previsiones a la baja de los expertos.

Actualmente, las empresas deben abonar el IVA de las facturas que emiten aunque no hayan cobrado, sin embargo, las compañías también pueden deducirse el IVA cuando actúan como clientes antes de haber abonado la factura. El nuevo régimen de IVA de caja modifica los dos aspectos. Es decir, una empresa no deberá pagar el IVA hasta cobrar la factura –esta es la parte positiva–, pero tampoco podrá deducirse el impuesto hasta que haya pagado.


Las pymes denuncian presiones de grandes empresas para que no se acojan al IVA de caja

Muchas de las grandes empresas están comunicando a sus proveedores que no volverán a contratar con ellos en caso de que decidan acogerse al denominado IVA de caja, según el cual las pymes no deberán abonar a Hacienda dicho impuesto hasta que no hayan cobrado. Así lo cuentan pymes y autónomos afectados a EXPANSIÓN, situación que corroboran las patronales y plataformas que les representan, fuentes de las grandes compañías y abogados y asesores fiscales.  

Estas advertencias se empezaron a producir ya en septiembre, cuando se aprobó la Ley de Emprendedores que introduce este ventajoso sistema fiscal para las pymes, y se han multiplicado en las últimas semanas ya que las pymes deben comunicar a la Agencia Tributaria durante diciembre que quieren estar en este régimen, que entrará en vigor el 1 de enero de 2014.




Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.


Publicado por Alejandro Mon