Archivo de artículos

CAJAS DE AHORRO VS FUNDACIONES BANCARIAS


Ley 26/2013, de 27 de diciembre, de cajas de ahorros y fundaciones bancarias.


Desde el mismo momento de su aparición, durante la década de los años treinta del siglo XIX, las cajas de ahorros se configuraron como entidades de beneficencia, orientadas al fomento y protección del ahorro y a la generalización del acceso al crédito de las clases sociales más desfavorecidas. Aspectos que son aún hoy de honda preocupación, como la protección de los intereses de los pequeños ahorradores o la exclusión financiera, es decir, la existencia de ciudadanos que no puedan acceder, por diferentes circunstancias, a los servicios financieros convencionales, fueron abordados por unas instituciones que, más allá de su integración en un panorama financiero fuertemente competitivo, asumieron de manera propia preocupaciones de carácter social. Esta misma vocación social condujo a una preferencia natural por la actividad financiera más básica, de menor riesgo y sofisticación y más próxima al interés del ciudadano. Asimismo, junto a esta opción preferencial por un modelo de negocio sencillo y a su vocación social, la actuación histórica de las cajas siempre se desarrolló desde una perspectiva marcadamente local, con un profundo arraigo a la provincia o municipios donde se constituyeron y con una gran sensibilidad a las necesidades y peculiaridades propias del territorio en el que actúan. Es en estos factores primigenios de carácter social, simplicidad del negocio y apego territorial, donde radicó históricamente gran parte de su general aceptación y su éxito como instituciones bancarias singulares.
 

Ya a partir de la primera norma que reguló las cajas de ahorros, la Real Orden de 3 de abril de 1835, su evolución viene marcada por una continua expansión, motivada por la progresiva liberalización de su régimen jurídico y su asimilación al del resto de las entidades de crédito, fundamentalmente los bancos. De este modo, aunque ya durante la primera mitad del siglo XX las cajas de ahorros incrementaron el tipo de operaciones crediticias que realizaban, fue durante la segunda mitad del siglo pasado, cuando extendieron de manera definitiva su tamaño e influencia y se instauraron finalmente como entidades de crédito en toda regla. Esta evolución permitió a las cajas de ahorros realizar operaciones de cada vez mayor complejidad y ampliar sustancialmente su ámbito de actuación territorial. ….



INDICE
 Artículo 1. Objeto.
Título I. De las cajas de ahorros.
Capítulo I. Disposiciones generales.
Artículo 2. Definición, finalidad y normativa aplicable.
Capítulo II. Órganos de gobierno.
Artículo 3. Órganos de gobierno.
Sección 1.ª La asamblea general.
Artículo 4. Grupos de representación en la asamblea general.
Artículo 5. Consejeros generales elegidos en representación de los impositores.
Artículo 6. Representación de las Entidades Locales.
Artículo 7. Representación de las personas o entidades fundadoras.
Artículo 8. Representación de los empleados.
Artículo 9. Requisitos de los consejeros generales.
Artículo 10. Incompatibilidad de los consejeros generales.
Artículo 11. Mandato y renovación de los consejeros generales.
Artículo 12. Irrevocabilidad del nombramiento de los consejeros generales y limitaciones a la contratación.
Artículo 13. Funciones de la asamblea general.
Artículo 14. Organización y funcionamiento de la asamblea general.
Sección 2.ª El consejo de administración.
Artículo 15. El consejo de administración.
Artículo 16. Elección del consejo de administración.
Artículo 17. Vocales del consejo de administración.
Artículo 18. Causas de incompatibilidad.
Artículo 19. Mandato de los vocales del consejo de administración.
Artículo 20. Funciones del consejo de administración.
Artículo 21. Organización y funcionamiento del consejo de administración.
Artículo 22. Dedicación exclusiva.
Sección 3.ª La comisión de control.
Artículo 23. La comisión de control.
Artículo 24. Vocales de la comisión de control.
Artículo 25. Requisitos de los miembros de la comisión de control.
Artículo 26. Funciones de la comisión de control.
Sección 4.ª Retribuciones.
Artículo 27. Retribuciones.
Capítulo III. Disposiciones comunes.
Sección 1.ª Comisiones del consejo de administración.
Artículo 28. Comisión de inversiones.
Artículo 29. Comisión de retribuciones y nombramientos.
Artículo 30. Comisión de obra social.
Sección 2.ª Gobierno corporativo.
Artículo 31. Informe de gobierno corporativo e informe anual sobre remuneraciones.
Título II. De las fundaciones bancarias.
Capítulo I. Disposiciones generales.
Artículo 32. Fundación bancaria.
Artículo 33. Régimen jurídico.
Capítulo II. Transformación en fundaciones bancarias.
Artículo 34. Obligación de transformación de las cajas de ahorros.
Artículo 35. Procedimiento de transformación de las cajas de ahorros.
Artículo 36. Procedimiento de transformación de las fundaciones ordinarias.
Capítulo III. Gobierno de la fundación bancaria.
Artículo 37. Órganos de gobierno.
Artículo 38. Patronato.
Artículo 39. Composición del patronato.
Artículo 40. Requisitos de los patronos.
Artículo 41. Presidencia del patronato.
Artículo 42. Director general y secretario del patronato.
Capítulo IV. Participación en entidades de crédito
Artículo 43. Protocolo de gestión de la participación financiera.
Artículo 44. Plan financiero.
Capítulo V. Régimen de control.
Artículo 45. Protectorado.
Artículo 46. Funciones del Banco de España.
Artículo 47. Régimen sancionador.
Capítulo VI. Obligaciones de gobierno corporativo.
Artículo 48. Informe anual de gobierno corporativo.
Capítulo VII. Régimen fiscal de las fundaciones bancarias.
Artículo 49. Régimen fiscal.
 Disposiciones adicinales
Disposición adicional primera. Fundaciones de carácter especial y fundaciones ordinarias.
Disposición adicional segunda. Adaptación de las cajas de ahorros.
Disposición adicional tercera. Aplicación de los recursos al cumplimiento de los fines de las fundaciones bancarias.
Disposición adicional cuarta. Continuidad de los órganos de gobierno.
Disposición adicional quinta. Montes de piedad.
Disposición adicional sexta. Denominación de fundaciones ordinarias.
Disposición adicional séptima. Fusiones de cajas de ahorros y traslado de domicilio social.
Disposición adicional octava. Ampliaciones de la participación de las fundaciones bancarias en una entidad de crédito.
Disposición adicional novena. Procesos de actuación temprana, reestructuración y resolución.
Disposición adicional décima. Dividendos en las entidades de crédito controladas por una fundación bancaria.
Disposición adicional undécima. Confederación Española de cajas de ahorros.
Disposición adicional duodécima. Federaciones de cajas de ahorros.
Disposición adicional decimotercera. Amortización de cuotas participativas.
Disposición adicional decimocuarta. Emisiones vivas de cajas de ahorros.
Disposición adicional decimoquinta. Denominación de las entidades de crédito que hayan recibido su actividad financiera de cajas de ahorros.
Disposición adicional decimosexta. Regímenes Forales.
 Disposiciones transitorias
 Disposición transitoria primera. Cajas de ahorros de ejercicio indirecto.
Disposición transitoria segunda. Compatibilidad temporal de consejeros.
 Disposiciones derogatorias
Disposición derogatoria.
Disposiciones finales
Disposición final primera. Modificación del Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre, por el que se aprueban las Tarifas y la Instrucción del Impuesto sobre Actividades Económicas.
Disposición final segunda. Modificación de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.
Disposición final tercera. Modificación del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre.
Disposición final cuarta. Modificación de la Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones.
Disposición final quinta. Modificación del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo.
Disposición final sexta. Modificación de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores.
Disposición final séptima. Modificación de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.
Disposición final octava. Modificación del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales.
Disposición final novena. Modificación de la Ley 9/2012, de 14 de noviembre, de reestructuración y resolución de entidades de crédito.
Disposición final décima. Títulos competenciales.
Disposición final undécima. Adaptación de la legislación de las comunidades autónomas en materia de cajas de ahorros.
Disposición final duodécima. Habilitación normativa.

Saqueadores
Poco a poco el escandaloso saqueo de las cajas de ahorros españolas está llegando a los tribunales, en busca de la aclaración definitiva de la masiva quiebra de entidades y con el propósito de fijar las responsabilidades personales. Los abogados de la Fundación de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), inicialmente contratados por el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) han solicitado una pena de seis y 10 años de cárcel para dos exdirectivos de la CAM, a los que se acusa de apropiación indebida y administración desleal.
El juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, aprecia indicios de delito en cuatro exdirectivos de Novacaixagalicia.
Si en el caso de la CAM los imputados multiplicaron por 10 sus dietas mediante triquiñuelas societarias y se autoconcedieron préstamos, en el caso de Novacaixagalicia estaríamos ante un caso de indemnizaciones infladas y sin control.
Lo cual vendría a demostrar que las cajas de ahorros arruinadas y reflotadas con dinero de los contribuyentes fueron saqueadas con técnicas fraudulentas muy variadas y destructivas. En el caso de la CAM, la investigación judicial más importante se centra en los préstamos (160 millones) otorgados a la sociedad Valfensal, en la que participa uno de los exdirectivos juzgados ahora en la pieza por abuso de confianza y administración fraudulenta.

SIGUE LEYENDO ... más con www.asturiasenred.es

  El saqueo de las cajas llena los juzgados, pero no las cárceles: más de 100 directivos imputados, sólo 3 presos

 
Miguel Blesa y CajaMadrid
"La caja no es de nadie", repetía con insistencia Jaime Terceiro, quien durante buena parte de los años noventa presidió Caja Madrid. Llegó a la caja en 1988. Desde el primer día, agasajó con una caja de puros habanos y otra de bombones a cada consejero en todas las reuniones del máximo órgano de gobierno de Caja Madrid. Aquel gestó se convirtió en tradición una vez al mes, en cada cita del consejo. Aquella frase de Terceiro -"la caja no es de nadie", que ahora niega como matiza el tema de los puros y bombones ("había una caja para todos")- se descontroló no sólo en el día a día de sus sucesores Miguel Blesa y Rodrigo Rato, sino que terminó por gangrenar la gestión de gran parte de los antiguos gestores de las cajas.

Acostumbrados a no tener que dar cuentas a nadie, más que a unos representantes públicos que a la postre han sido beneficiarios de muchos de estos derroches, los Rato, Olivas, Gayoso, López Abad, Blesa... -y así hasta el más del centenar de ejecutivos y consejeros de cajas de ahorro imputados en la actualidad por la justicia en toda España- han despilfarrado dinero con alegría durante muchos años. Y no sólo en los años del boom en los que los beneficios no hacían más que crecer. Las 'buenas' costumbres vienen de antaño.

Los excesos crecieron al calor del ladrillo. "Los consejeros de muchas cajas eran como los coches de alta gama. Vivían 'full equiped", reconoce un antiguo responsable de una entidad. De los habanos y bombones de la época de Terceiro se pasó a las Visa 'black, a 50.000 euros al año, para los consejeros de Blesa. De Caja Madrid a Novacaixagalicia. Una de las dos cajas gallegas, Caixa Galicia, fue durante varios años propietaria de la pequeña isla de Sálvora, situada en la entrada de la ría de Arousa. La compró por 8,5 millones de euros y posteriormente traspasó su propiedad a la Xunta de Galicia y al Ministerio de Medio Ambiente. Sus directivos, por ejemplo, gozaban de hasta tres billetes de avión abiertos para regresar desde Madrid a Galicia en el horario que más les convenía. Así, la caja gallega pagaba sólo en vuelos (en business, por supuesto) en torno a 1.400 euros por un Madrid-La Coruña. Las prebendas para algunos ejecutivos incluían ayudas de 4.000 euros mensuales para el alquiler de casa o poder disfrutar de las bodegas propiedad de la entidad.







Publicado por Alejandro Mon