Archivo de artículos

MANUEL MENENDEZ: LA TALÁ: FRAUDE 47 MILLONES EUROS: CAJASTUR: LIBERBANK




LIBERBANK: Felipe Fernández y Manuel Menéndez: CAJASTUR

El juez y la Policía investigan al presidente de Liberbank por un fraude de 47 millones

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía ha abierto una investigación contra el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez, y el exdirector general de Cajastur, Felipe Fernández, para esclarecer unpresunto fraude societario de más de 47 millones de eurossupuestamente urdido por ambos. La investigación ha sido ordenada por el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo, Ángel Sorando, a raíz de la denuncia presentada por la Corriente Sindical de Izquierda (CSI), que acusa a los dos directivos de haber autorizado una 
operación urbanística de compraventa a sabiendas de que era ruinosa.


La promotora Nozar Masaveu adquirió en octubre de 2007, por 35 millones de euros, unos terrenos de 28 hectáreas en la franja costera de Llanes (Asturias). La compra de la finca, conocida como La Talá, fue financiada mediante un préstamo hipotecario de 28 millones formalizado con Cajastur, hoy integrada en Liberbank. Apenas 11 meses más tarde, en septiembre de 2008, Cajastur pagó a Nozar Masaveu 47,5 millones de euros por la finca, pese a que tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ya habían declarado nulo, mediante sendas sentencias, el Plan Urbanístico de La Talá.


Aquellas sentencias "reducían drásticamente el valor de la propiedad, haciendo inviable la recuperación de la inversión", sostienen los denunciantes, que aseguran que los 47,6 millones de euros que Cajastur desembolsó por la finca "en modo alguno se correspondían con el valor de mercado de la propiedad". La dirección de Cajastur –encabezada entonces por Menéndez y Fernández– "quebrantó todos los controles de riesgo y su proceder incurrió, como poco, en delito societario y falsedad documental, al adquirir un bien de escaso valor para favorecer a un holding empresarial [Nozar Masaveu] que se encontraba prácticamente en quiebra".
Un portavoz oficial de Liberbank manifestó ayer a El Confidencial: "Sobre este asunto, y cualquier otro que esté en manos de los jueces, no vamos a hacer ningún comentario". La entidad es el banco resultante de la fusión de Cajastur, Caja Castilla-La Mancha, Caja Cantabria y Caja Extremadura, y ha recibido ayudas públicas directas del Estado por más de 120 millones de euros.


INVESTIGAN AL PRESIDENTE DE LIBERBANK POR EL CASO LA TALÁ DE LLANES 

Manuel Menéndez, presidente de LiberbanK, Cajaastur, EDP ... etc.
Un juez y la policía investigan al presidente de Liberbank por un presunto fraude en torno al caso de La Talá en Llanes.

La denuncia la realizó el verano pasado la sección sindical de CSI en Liberbank, que acusa al entonces presidente de Cajastur,  Manuel Menéndez, y al que era su director general, Felipe Fernández, de causar un grave daño a la entidad con esta operación. Según explica el portavoz del sindicato, Marco Antuña, el proyecto de urbanización de La Talá lo promovía la empresa Nozar Masaveu, con un crédito de 28 millones de euros financiado por la Caja. En 2008, cuando la anulación del Plan Urbanístico de Llanes ya había hecho inviable el proyecto, la Caja acude al rescate y compra la finca a través de una filial por 47 millones y medio de euros.

Desde Liberbank, sin embargo, restan importancia a la denuncia y aseguran que la operación contaba con todos los informes favorables. Aunque ningún responsable del banco quiere hacer declaraciones, aseguran que la denuncia forma parte de la estrategia sindical para presionar a la entidad que tiene Junta de Accionistas a finales de mes.



El titular del Juzgado de Instrucción número dos de Oviedo, Ángel Sorando, ordenó el pasado día uno de abril una investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía para el esclarecimiento de la denuncia presentada por la Corriente Sindical de Izquierda (CSI) contra el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez, y el ex director general de Cajastur, Felipe Fernández, sobre la operación de compra de los terrenos de la Talá, en Llanes.
 
Angel Srando Pinilla
La promotora Nozar-Masaveu, con el empresario astur mexicano Luis Nozaleda al frente, adquirió en octubre de 2007, por 38 millones de euros, las 28 hectáreas en la franja costera de Llanes, que fue financiada mediante un préstamo hipotecario de 28 millones formalizado con Cajastur.

Según la denuncia de la CSI, apenas 11 meses después, en septiembre de 2008, Cajastur pagó a Nozar-Masaveu 47,5 millones de euros por la finca, pese a que tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ya habían declarado nulo, mediante sendas sentencias, el Plan Urbanístico de La Talá.

El pasado mes de febrero de 2014 los terrenos fueron transferidos a la Sareb, como un tóxico más de la banca española, por un valor que rondó los 18 millones de euros.

Los representantes de CSI en Cajastur interpusieron en junio de 2013 una denuncia criminal en los juzgados de Oviedo, por presunto delito societario y falsedad documental. El pasado día 1, el juez Sorando envió una copia de la denuncia a la UDEF «para que practique diligencias para el esclarecimiento de los hechos».

El "corralito asturiano"



Antonio Trevín, exalcalde de Llanes ... La Talá

CORRUPCIÓN URBANÍSTICA: La Talá de Llanes (Asturias) 


En Asturias están pasando cosas muy raras. Se persigue la opinión libre, se cierran medios de comunicación díscolos, se expulsa a los militantes de los partidos políticos que discrepan, se encarcela a los sindicalistas que estorban, se ataca violentamente a los periodistas que no entran en la rueda. Todo en medio de un profundo silencio. Es como si se estuviese produciendo una auténtica mutación autoritaria de sistema, en medio de una aparente indiferencia, condicionada por la actitud de colaboración de las empresas periodísticas con estos devaneos autoritarios del poder político.


Ahora tenemos otro ciudadano inculpado, el secretario de la Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes (AVALL), Domingo Goñi Tirapu, por un presunto delito de resistencia a la autoridad y por las supuestas faltas de perturbación del orden público, lesiones a un policía local y maltrato de obra al tener que ser desalojado de un pleno municipal por orden de la alcaldesa del Partido Socialista por llevar una camiseta con la inscripción de “La Talá es ilegal”, referida a una urbanización de Llanes (Asturias), zona que se está “marbellizando”.

La Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes (AVALL), está desarrollando una lucha contra la especulación siendo ésta una de las pocas entidades cívicas que defiende el interés general ante el avance imparable de los negocios impulsados por la clase política.

 

La ruta de La Talá hasta el «banco malo»



Los ambiciosos planes pergeñados por diferentes promotores inmobiliarios y por el propio Ayuntamiento de Llanes para La Talá se han quedado en nada. La finca, emblema de la política urbanística del Gobierno socialista llanisco, quedará en los próximos días en manos de la Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Ordenada Bancaria (Sareb), el denominado «banco malo», que asumirá los activos «tóxicos» de la banca española.

La Talá, propiedad desde 2008 de Cajastur (ahora Liberbank), fue adquirida en su día en 47,56 millones de euros, pero será transferida a Sareb por una cantidad que no ha sido desvelada, aunque no alcanzará los 18 millones. Y servirá para que Liberbank obtenga un impacto positivo en su capitalización de unos pocos millones de euros.

Sentencia del Tribunal Supremo declarando nulo el planemiento urbanístico de La Talá.

La Talá empezó a ser objeto de deseo por parte de los promotores inmobiliarios a finales de los años ochenta del siglo pasado, cuando el Ayuntamiento de Llanes, gobernado por el socialista Antonio Trevín, inició la redacción del plan urbanístico más polémico de la historia de Asturias. La Talá era propiedad de la familia Vega, que la vendió a Inmobiliaria Los Llanos, integrada por tres promotores madrileños, en 320 millones de pesetas (1,92 millones de euros). Aquellos promotores eran actores principales de un entramado de sociedades, creadas sólo unos meses antes y por medio de las que compraron diferentes propiedades rústicas en el concejo, que el PSOE recalificó a urbanizables sólo unos meses más tarde, tras haber firmado unos polémicos convenios urbanísticos, uno de ellos, con La Talá como protagonista.

El escándalo surgido al desvelar LA NUEVA ESPAÑA aquella maraña de empresas con los mismos accionistas, la misma sede social y escaso capital desembolsado generó un debate nunca antes visto por una operación urbanística en Asturias. El planeamiento, basado en aquellos convenios, fue aprobado en 1992 y declarado nulo por el Tribunal Supremo diez años después. La situación urbanística del municipio y la imposibilidad de desarrollar el plan parcial de La Talá obligó a los promotores madrileños, ahogados por los bancos, a vender la finca. La adquirió, en 1996, el empresario astur-mexicano Juan Antonio Pérez-Simón, por unos 500 millones de pesetas (alrededor de 3 millones de euros).






Publicado por Alejandro Mon