Archivo de artículos

RAFAEL LEÓNIDAS TRUJILLO MOLINA: EL DICTADOR DE SANTO DOMINGO, SÁTRAPA Y ASESINO … DE LAS HERMANAS MIRABAL (I)

El ajusticiamiento del dictador Rafael Leónidas Trujillo se produjo el 30 de mayo de 1961, en la avenida George Washington, cuando se dirigía a su casa en San Cristóbal (Santo Domingo)

Rafael Leónidas Trujillo, presidente, dictador y asesino de la República de Santo Domingo
Le llamaban "El Chivo" por su desenfrenada lujuria.
El ajusticiamiento de Rafael Leónidas Trujillo, fue la coronación de una conspiración tramada en el seno de varias de las más influyentes familias dominicanas, hartas de los excesos del régimen del tirano.

Se produjo en la avenida George Washington cuando el generalísimo (como también se le llamaba), se dirigía a su casa en San Cristóbal.

En dicha vía fue sorprendido por un complot cuyos integrantes eran: Salvador Estrella Sadhalá, Antonio Imbert Barreras, Antonio de la Maza,  Huáscar Tejeda, teniente Amado García Guerrero, Roberto Pastoriza y Pedro Livio Cedeño.

Los antes mencionados alcanzaron el vehículo en que viajaba Trujillo y lo tirotearon, logrando terminar con la vida del tirano, pero su plan no fue del todo perfecto, porque después que se diera a conocer la noticia de que este estaba muerto los agentes del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), se lanzaron a buscar pistas y encontraron a muchos de los integrantes del complot.

La escena donde se produjo el ajusticiamiento de Trujillo no fue limpiada, se dejaron armas registradas a nombre de los conspiradores, el auto de uno de ellos también fue abandonado cerca del lugar del crimen, pero el error que causó la muerte de todos los conspiradores fue el no haber matado a Pedro Livio Cedeño, quien resultó herido de gravedad, aunque no se sabe a ciencia cierta quién le propinó las heridas, y el no preocuparse en matar al chofer de Trujillo Zacarías de la Cruz.

Con la muerte de Rafael Leónidas Trujillo, se puso fin a una de las dictaduras más siniestras del Siglo XX.

"Hacia la libertad o la muerte" documental sobre la dictadura Trujillo
En junio de 1959, a 29 años de la despiadada dictadura de Rafael Leonidas Trujillo, decenas de hombres jóvenes valientes, dominicanos en su gran mayoría apoyados por extranjeros, fraguaron los sueños de libertad del pueblo, es uno de los episodios más puros de amor hacia la patria dominicana.

SIGUE LEYENDO ...      más con  www.asturiasenred.es



El nobel y el chivo: la peor democracia es superior a la mejor dictadura.

El 7 de octubre le dieron el Premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa. Según El País, de España, entre las razones de la Academia Sueca para adjudicárselo está “su cartografía de las estructuras del poder”.

En efecto, entre la variada producción literaria del escritor peruano, hay dos obras que se acoplan a este concepto, “Conversación en la Catedral”, que trata de la dictadura del peruano Manuel Odría; y otra más emblemática, que se refiere al dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo: “La Fiesta del Chivo”.
Trujillo, mediante el ejercicio del poder y del saqueo del erario se convirtió en dueño de casi todo en República Dominicana: las mejores tierras y hatos, el monopolio de la sal, del azúcar, del cemento y, como diría Jorge Zalamea, hasta del mismo cielo azul, ya que la compañía de aviación era también de su propiedad. Su riqueza era tan grande que en 1960, un año antes de su asesinato, era considerado el sexto hombre más rico del mundo.

El culto hacia su persona llegó a extremos delirantes. A la capital, Santo Domingo, le trocaron el nombre por el de Ciudad Trujillo, lo mismo que centenares de calles, plazas y escuelas. El anecdotario del déspota es enorme y variado. Por ejemplo, era un gran bailarín de merengues y en una ocasión, en una fiesta, un hombre se robó el “show” bailando estos bellos aires musicales. El dictador averiguó quién era el personaje que osaba opacarlo y cuando le dieron el nombre dijo: destitúyanlo, pero, como uno de sus cortesanos le dijera que eso era imposible, porque el bailador, no era funcionario público, Trujillo replicó: nómbrenlo para botarlo.

Otra faceta de Trujillo era una lujuria desenfrenada (por eso le decían “El Chivo”), que hacía que seleccionara a las mujeres a dedo, sin importarle que fueran casadas o solteras, ya que él consideraba un honor para las féminas que él fijara su mirada lasciva en ellas.

Una consecuencia de su salacidad fue que, el 25 de noviembre, “Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer”, fue escogido, por ser la fecha en que fueron asesinadas las hermanas María Teresa, Patria y Minerva Mirabal, luego de que la primera no sucumbiera al acoso sexual de Trujillo, quien por esas calendas ya estaba en el ocaso sexual y había ingresado a los predios de lo jocoso sexual, ya que tenía desfalleciente el “estrolín” y sólo disfrutaba de las delicias del tacto.

Pero quizás la anécdota que retrata mejor el régimen de terror de Trujillo, es la de un prominente vástago de una de las familias dominicanas, cuyo origen se remontaba supuestamente a los primeros conquistadores, quien era un maestro en lambonería, pero que un día se topó con el dictador en un club social y este estaba de mal humor, y cuando lo fue saludar con obsecuente cortesía, el tirano le propinó una bofetada sonora en público. El abyecto funcionario exclamó algo que también merece un premio Nobel, pero, de la sapería: “Regocijo, Dios mío, me ha tocado un santo”. En fin, “La Fiesta del Chivo” es una novela que demuestra que la peor democracia es superior a la mejor dictadura.

SIGUE LEYENDO ...      más con  www.asturiasenred.es

 

Vargas Llosa conmociona la Feria del Libro con los horrores de Trujillo

Había por lo menos 700 personas dentro y 100 fuera; unos seguían la presentación de La fiesta del Chivo en directo; los otros, a través de una pantalla gigante de vídeo. El periodista Pepe Eliaschev hacía preguntas cortas, y Mario Vargas Llosa iba respondiendo pulcramente, con su castellano perfecto, desgranando poco a poco todo el horror que contiene su novela, las abundantes tropelías que Leónidas Trujillo cometió en sus 31 años de mandato de hierro en la República Dominicana.

La gente, un 70% de mujeres, muchas de ellas maduras, pero también jóvenes, estudiantes y señores muy elegantes, había hecho una hora y media de cola para entrar a la Sala Leopoldo Lugones, de la Feria del Libro, y seguía impresionada los relatos, aplaudía, levantaba ¡oooohs! de conmoción.

"Escribir la novela fue muy difícil", dijo Vargas Llosa, "tenía una enorme inseguridad. Jamás en mi vida me encontré con un material tan fértil literariamente. Hasta el punto de que muchas de las cosas reales que tenía entre manos eran tan atroces, tan increíbles, que resultaba casi imposible verterlas a la ficción.

SIGUE LEYENDO ...      más con  www.asturiasenred.es

A 50 años de su muerte, el dictador Trujillo todavía despierta la más encendidas pasiones



Rafael Leónidas Trujillo Molina: el Poder del Jefe

La palabra “dictador” posee una definición sencilla, según las Ciencias Políticas, la persona que ostente este nombre es un gobernante que ha asumido de manera absoluta, todo el poder del Estado, prescindiendo de los valores generalmente aceptados por los sistemas democráticos de representación.

La historia ha presentado a lo largo de los años varios dictadores, los cuales han dejado sus huellas sangrientas y represivas en la memoria de la humanidad, algunos vivos ejemplos de dictadores son: Benito Mussolini en Italia, Adolfo Hitler en Alemania, Kim II Sung en Corea del Norte y Stalin en la Unión Soviética.

El siglo XX fue el “Siglo de las dictaduras” ya que en numerosos territorios se vivió un régimen dictatorial o represivo; desde Europa hasta América, pasando por Asia, en cualquier lugar podía encontrarse un ser monstruoso ávido de poder llamado dictador.

La República Dominicana no fue la excepción, ya que vivió bajo un yugo inclemente durante 31 años comandado por un ser sin escrúpulos y muy difícil de definir, a quien, para muchos el calificativo de dictador le queda muy corto, ya que su maldad y sus ansias de poder fueron mucho más allá de lo que la conciencia humana pueda imaginar. Rafael Leonidas Trujillo Molina, es un nombre que aún levanta odio y rencores dentro de muchos corazones dominicanos, no es personaje sin rostro, ya que hemos viso su foto millares de veces en documentales y reportajes, pero, …

SIGUE LEYENDO ...      más con  www.asturiasenred.es


Fallece Antonio Imbert Barrera, último superviviente del grupo que mató al dictador Trujillo
El general dominicano Antonio Imbert Barreras, único superviviente del grupo que mató, hace 55 años, al dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina (1930-1961), falleció este martes a los 95 años. Imbert Barreras, declarado héroe nacional, falleció un día después de conmemorarse el 55.° aniversario del ajusticiamiento de Trujillo, quien, por 31 años, gobernó con mano de hierro la República Dominicana.

El general formó parte del grupo de siete hombres que atentó contra Trujillo la noche del 30 de mayo de 1961, cuando se dirigía hacia su ciudad natal de San Cristóbal, 30 km al sureste de la capital.

El fallecimiento del militar “llena de hondo pesar al pueblo dominicano, que lo admiró y le agradeció por su valiente actuación” en el atentado contra Trujillo, explicó el presidente Danilo Medina en el decreto con el que declaró tres días de duelo por el deceso.

De los participantes en el atentado, solo Imbert y Luis Amiama Tió sobrevivieron a la persecución por parte del temido Servicio de Inteligencia Militar para detener, torturar y asesinar al grupo. Amiama Tió falleció en 1980.

Escondido durante seis meses en la casa de una pareja de funcionarios de la Embajada italiana, Imbert logró evadir la persecución de los organismos de seguridad y del propio hijo de Trujillo, Ramfis. …

SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es

El Poder del Jefe (I)
 

El Poder del Jefe (II)
 

El Poder del Jefe (III)
 


Vejaciones y Asesinatos Dictadura de Trujillo


El ajusticiamiento del dictador Rafael Leónidas Trujillo se produjo el 30 de mayo de 1961, en la avenida George Washington, cuando se dirigía a su casa en San Cristóbal.
El ajusticiamiento de Rafael Leónidas Trujillo, fue la coronación de una conspiración tramada en el seno de varias de las más influyentes familias dominicanas, hartas de los excesos del régimen del tirano.

Se produjo en la avenida George Washington cuando el generalísimo (como también se le llamaba), se dirigía a su casa en San Cristóbal.

En dicha vía fue sorprendido por un complot cuyos integrantes eran: Salvador Estrella Sadhalá, Antonio Imbert Barreras, Antonio de la Maza,  Huáscar Tejeda, teniente Amado García Guerrero, Roberto Pastoriza y Pedro Livio Cedeño.

Los antes mencionados alcanzaron el vehículo en que viajaba Trujillo y lo tirotearon, logrando terminar con la vida del tirano, pero su plan no fue del todo perfecto, porque después que se diera a conocer la noticia de que este estaba muerto los agentes del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), se lanzaron a buscar pistas y encontraron a muchos de los integrantes del complot.

La escena donde se produjo el ajusticiamiento de Trujillo no fue limpiada, se dejaron armas registradas a nombre de los conspiradores, el auto de uno de ellos también fue abandonado cerca del lugar del crimen, pero el error que causó la muerte de todos los conspiradores fue el no haber matado a Pedro Livio Cedeño, quien resultó herido de gravedad, aunque no se sabe a ciencia cierta quién le propinó las heridas, y el no preocuparse en matar al chofer de Trujillo Zacarías de la Cruz.

Con la muerte de Rafael Leónidas Trujillo, se puso fin a una de las dictaduras más siniestras del Siglo XX.

Muerte de Rafael Leonidas Trujillo 


Trujillo, el dictador dominicano (I) 



Trujillo, el dictador dominicano (II) 



Trujillo, el dictador dominicano (III) 

 



La dinastía de los Trujillo


Trópico de Sangre completo (Película sobre las hermanas Mirabal)


La historia se desarrolla en los años 50. Minerva Mirabal y sus hermanas se criaron en una familia privilegiada de los campos de República Dominicana. Pero el país se encuentra sumiso bajo la dictadura de Rafael Trujillo, quien ha gobernado con puño de hierro el país caribeño desde 1930. Esta es la historia de cómo Minerva y sus hermanas se atrevieron a desafiar al Dictador.


 


Sepultan a Dedé, única de las Mirabal no asesinada por dictadura de Trujillo

Dedé Mirabal

Bélgica Adela Mirabal, "Dedé", fallecida el sábado pasado y la única de las hermanas dominicanas que no fue asesinada por la policía secreta de la dictadura de Rafael L. Trujillo, fue sepultada hoy en su localidad natal de Salcedo, en el norte del país.


"Dedé", como era conocida, falleció a los 88 años a consecuencia de problemas respiratorios por los que llevaba ingresada varios días en un centro médico de la capital dominicana.

Madre del actual ministro de Deportes y exvicepresidente del país, Jaime David Fernández Mirabal, "Dedé" fue sepultada en presencia de cientos de personas, entre ellos muchos estudiantes, en el cementerio municipal de Salcedo, que pertenece a la provincia Hermanas Mirabal, bautizada así en honor a las heroínas dominicanas.

Previo al acto, el presidente dominicano, Danilo Medina, escribió en una carta de pésame a la familia que "Dedé" estuvo predestinada para cumplir con la tarea de "transmitir y mantener vivo en la conciencia nacional el martirio de sus hermanas", quienes "ofrendaron sus vidas en aras de los ideales patrios".

"Como sus hermanas, Dedé fue también una heroína que supo conjugar el rol materno de una familia numerosa y luchar con denuedo por traspasar a las nuevas generaciones el recuerdo imborrable en su memoria de aquella tragedia familiar y de la lucha por la libertad y la justicia, que enarbolaron las Mirabal con singular valentía", puntualizó el presidente.

SIGUE LEYENDO ...      más con  www.asturiasenred.es

 





















Publicado por Alejandro Mon