Archivo de artículos

USTED, TAMBIÉN SERÁ CULPABLE: PARA QUE TRIUNFE EL MAL, SOLO ES NECESARIO QUE LOS BUENOS NO HAGAN NADA



Quién es quién en los casos más sonados de corrupción del PP

Usted, también será culpable

Raimundo Abando Tartiere, presidente de Ciudadanos por Asturias
 Soy consciente que el titulo de este artículo es fuerte y que a muchas personas no les va a gustar. Uno de los mayores problemas que tenemos los seres humanos es que, habitualmente, reaccionamos mal ante ciertas criticas sobre nosotros que no nos gusta escuchar, aunque sean verdad. A mi me pasa, y me supongo que a ustedes, queridos lectores, también. Pero hay que reconocer que, en muchas ocasiones, es la manera de cambiar de actitud ante situaciones que estamos afrontando de manera incorrecta. Les comento esto por lo que a continuación les voy a contar.

   Hace unos días, leía una afirmación de Mario Vargas Llosa que me hizo pensar, decía así, “Si los mejores creen que la política es asquerosa y que hay que alejarse de ella, la política quedará en manos de rufianes, mediocres, y pobres diablos”.  ¿No creen ustedes, que esta frase es una gran verdad? Estoy convencido que la gran mayoría piensa que sí. Y sin embargo, déjenme hurgar un poco es sus conciencias, ¿Cuántos de ustedes estarían dispuestos a dar un paso adelante y comprometerse con la política de alguna u otra manera? Sinceramente, pienso que muy pocos. Les ruego que dediquen un par de minutos a pensar sobre ello, antes de seguir.

            Ya se que me van a dar multitud de argumentos para reforzar la posición encaminada a no comprometerse. Veamos, unos dirán que la política es pura corrupción, el caso Gürtell, el de los ERES, el de los Pujol, etc., etc.,  o también, por hablar de Asturias, el Marea, Nimemeyer, el Villa y, quizá, la ampliación del Musel. Otros, que no pueden opinar públicamente, y mucho menos militar en un partido político, porque son empresarios, o viven de todos los partidos, o les puede perjudicar en su profesión o en su trabajo…Porque, al fin y al cabo, los políticos son personas muy rencorosas y cuando están en el poder, si te has portado mal, te lo hacen pagar…

            ¿Se dan cuenta? En el fondo, un sinfín de disculpas, para reforzar su tesis de no involucrarse. Ahora bien, ¿Cuántos de ustedes hablan de política, opinan sobre los políticos y están preocupados por la política y sus consecuencias, por supuesto en privado? No creo confundirme si les digo que todos. Bien, lo acepto, usted quizás no. Entonces, casi todos. Y es lógico que así sea, pues, queramos o no, la política influye en nuestras vidas de una manera absoluta y total.

            Todos los ciudadanos tenemos el derecho, pero también el deber y la responsabilidad de participar activamente desde nuestras propias convicciones, en un dialogo democrático abierto y plural, que anime y enriquezca a toda la sociedad. Por eso, el propio Juan Pablo II decía, hablando de la actividad política y de los cristianos, que “Los cristianos laicos, de ningún modo pueden abdicar de la participación de la política”.

            En mi opinión, ahora más que nunca, ha llegado el momento del compromiso de la sociedad. Debemos de articular un movimiento que recapture el pluralismo y la ética. Y somos nosotros quienes lo debemos de hacer; usted y yo. Porque no hay una autentica sociedad democrática que no se construya desde las personas, las familias y las libres asociaciones.

            Sigo pensando en la frase de Don Mario y me vienen a la mente Edmund Burke, cuando ya en el siglo XVIII decía que “para que triunfe el mal, solo es necesario que los buenos no hagan nada” y Martin Luther King cuando afirmaba que no le horrorizaban los actos malos de la gente mala, sino la indiferencia de la gente buena.

            En fin, mis queridos lectores, no nos engañemos más. No demos la espalda a algo tan importante que influye en nuestra forma de vida, en nuestra forma de trabajar y hasta en nuestra convivencia. Si no somos capaces, de darnos cuenta que, en este momento, nuestro compromiso es fundamental, alguien aparecerá en plan mesiánico, con palabras y planteamientos que una sociedad, harta de la situación a la que llegamos, quiere escuchar, pero que están impregnadas de fanatismo y resentimiento. Y si ese alguien llegara al poder, la sociedad libre se terminaría por una larga temporada. Y, en gran medida, la culpa será de todos los que no hicieron nada y de los que consintieron.

Por Raimundo Abando Tartiere, abogado y economista.
                   


«Los políticos no representan a los electores, sino a sus propios partidos»


Raimundo Abando Tartiere, presidente de Ciudadanos por Asturias
El abogado y economista Raimundo Abando Tartiere (Oviedo, 1956) pronunció ayer, en la sede del Ateneo Jovellanos, una conferencia titulada «Partidos políticos y corrupción: cómo evitarla». Raimundo Abando fue presidente de la Autoridad Portuaria de Avilés. Militó en el Partido Popular hasta febrero de 2011 y ahora lo hace en Foro Asturias (FAC).

-¿Hay más corrupción publicada que real?

-En líneas generales, la corrupción, en España, es mucha. Nuestro país ocupa el número treinta en el»ranking» mundial en los índices de corrupción; es decir, tenemos un sistema que en gran parte está corrupto. Respecto a las maneras de evitarla, creo que no se evitará jamás, sería absolutamente absurdo pensar que se puede evitar. En ningún país se puede evitar al cien por cien, por eso de lo que hay que tratar es de reducirla. Para ello creo que hay muchas maneras y se debe partir de tres fundamentales: la modificación de la ley Electoral, la democratización de los partidos políticos y la independencia del poder judicial y de todos los organismos públicos que tienen que velar por la transparencia en España.

-O sea, dar la vuelta al calcetín a todo el sistema...

-De manera absoluta y total; además, soy de la opinión de que es muchísimo más eficaz hacerlo todo a la vez que por partes.

-¿Funcionaría España?

-Creo que funcionaría muchísimo mejor que lo que funciona en la actualidad.

-Es decir, no podemos decir que en España la corrupción es el sistema...

-El sistema favorece la corrupción tal cual está en estos momentos.

-¿Cuándo comienza esta situación? ¿con la Transición, en el franquismo, con la primera restauración?, ¿siempre fue así?

-La corrupción empieza con el mundo: desde que el mundo es mundo hay corrupción. Éste es un asunto que ya pasó en otros países, por ejemplo, en los Estados Unidos a finales del siglo XIX, en Alemania en los años sesenta del siglo XX y se ha corregido, ¿cómo?, pues creo que la primera cosa que hay que hacer para corregir el sistema es, indudablemente, la democratización de los partidos políticos.

-¿Listas abiertas?


 
¿Para estos saqueos también pagamos impuestos a la SGAE? Hay que suprimirlos de inmediato!!!

Si las dietas de la cúpula de la SGAE generan un culebrón en forma de capítulos mensuales, no menos discutidos son los salarios de los presidentes. Quién cobra más que quién y cómo hacerlo con una sociedad deficitaria, inmersa en la Operación Saga y con necesidad de ajustar sus cuentas y mostrarse transparente. Las actas de 2012 y 2013 a las que ha tenido accesoEl Confidencial recogen las retribuciones de los dos últimos presidentes de la SGAE: Antón Reixa y José Luis Acosta. Y sus polémicas.

Eduardo Teddy Bautista cobraba 250.000 euros anuales, como él mismo afirmó en enero de 2011 antes del Caso Saga, y ahora se embolsa una pensión de 23.000 euros mensuales (que fue revocada por Reixa y la justicia le ha restituido). 

Reixa, por su parte, cobraba 72.000 euros más dietas, más el alquiler de una vivienda que costaba entre 1.500 y 2.000 euros mensuales, como aprobó el Comité de Dirección de mayo de 2012. Finalmente ganó 195.061 euros por los siete meses y medio de 2012 y los seis meses y medio de 2013 que ejerció como presidente, recoge el acta de la Junta Directiva de octubre de 2013. Tras estos 15 meses en el cargo -la mala situación financiera de la SGAE y tras perder sus apoyos por querer poner coto a la llamada rueda de las televisiones- José Luis Acosta asumió la presidencia.
Sin embargo, aunque las cuantías percibidas por Reixa se ponen en claro ante la junta tras su destitución, siguen doliendo sus gastos.  

José Miguel Fernández Sastrón expresa el malestar de varios miembros de los órganos ejecutivos de la entidad por los abultados gastos de sus viajes. “La sociedad se va a ahorrar mucho ya que no habrá que añadir a esa cifra [hablan de 100.000 euros de salario] la manifiesta generosidad que mostró el señor Reixa en sus viajes por el extranjero, viajes en los que sus gastos superaban en mucho lo que la Junta conocía. En cualquier caso, le informa de que se ha solicitado una auditoría interna de los gastos del señor Reixa en su etapa de presidente”, recoge el acta….










Publicado por Alejandro Mon