Archivo de artículos

YALTA: CHURCHILL-ROOSEVELT-STALIN: HACE 70 AÑOS: SEGUNDA GUERRA MUNDIAL




¿Cómo comenzó la Segunda Guerra Mundial?






Setenta años de Yalta
Conferencia de Yalta: de izquierda a derecha, Churchill, Roosevelt y Stalin.
Entre el 4 y el 11 de febrero de 1945, tres meses antes del final de laSegunda Guerra Mundial en Europa, se reunieron en la ciudad soviética de Yalta (en el sur de la península de Crimea) los representantes de los llamados Tres Grandes, es decir, las principales potencias aliadas. Esta fue la última ocasión en que se pudo ver juntos al dictador soviético Iosif Stalin, al estadista británico Winston Churchill y al presidente de Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt.


La Conferencia de Yalta se ha convertido en el símbolo de todos los encuentros de esos aliados circunstanciales (Teherán, Potsdam...). Allí, los mencionados líderes, rodeados de una cohorte de asesores, discutieron sobre el final del conflicto y la ocupación de Alemania.

En las conclusiones de la conferencia se establecieron algunos principios trascendentales para el futuro de Alemania y el Este de Europa.

En cuanto a la potencia causante del estallido de la guerra, los Aliados decidieron la supresión o confiscación de la poderosa industria alemana, establecieron la existencia de reparaciones de guerra y llevar ante un tribunal internacional a los criminales de guerra, lo que a su vez se convertiría en otro símbolo: Nuremberg.


Hasta aquí era fácil entenderse: al culpable le pasaron al cobro la mayor factura de la historia, y esta vez, a diferencia de Versalles tras el fin de la Gran Guerra, no había paliativos ni se podía hablar de injusticia o intransigencia.

El verdadero caballo de batalla era el Este de Europa, que ya estaba casi totalmente ocupado por el Ejército Rojo, lo que imponía la fuerza de los hechos frente a los anglosajones. Y, por encima de todo, la doliente Polonia, con dos gobiernos simultáneos, el del exilio en Londres, respaldado por ingleses y estadounidenses, y el de Lublin, bajo la égida soviética. Como demostración de la dificultad de acuerdo en este punto, los interlocutores no fueron capaces de fijar las nuevas fronteras del país, quizá una de las cuestiones más peliagudas de …



Los argonautas ingenuos

Sir Winston Leonard Spencer-Churchill (30 November 1874 – 24 January 1965)
A finales de 1944, Stalin ya tenía de sus aliados capitalistas cuanto podía desear. Lo que más había esperado de ellos era que abrieran a Hitler un segundo frente occidental que aliviara al Ejército Rojo de tener que soportar solo todo el peso de la guerra. Lo ideal habría sido que el desembarco de Normandía hubiera tenido lugar en la primavera de 1943. No pudo ser y en la Conferencia de Teherán (noviembre y diciembre de 1943) Churchill y Roosevelt se comprometieron a que el ansiado segundo frente se abriera durante la primavera del año siguiente, como así fue. De forma que, a finales de 1944, Stalin no tenía ningún interés en negociar nada con las grandes potencias burguesas.
Sin embargo, esas dos grandes potencias burguesas sí tenían mucho quenegociar con su aliado anticapitalista. Ocurría sin embargo que ambas tenían objetivos muy diferentes. Churchill estaba desesperado. El Ejército Rojo avanzaba y amenazaba con llegar al Mediterráneo, desde donde la flota soviética amenazaría la ruta principal por la que Gran Bretaña se comunicaba con su imperio, a través de Suez. Para evitarlo, había propuesto a Roosevelt abrir un tercer frente desde el Mediterráneo dirigido formalmente a derrotar a Alemania, aunque realmente concebido para detener el avance ruso. Roosevelt se negó y la ansiada cumbre para negociar con Stalin no se convocaba. Harto de esperar, viajó a Moscú en octubre para negociar directamente con el líder comunista. Hacerlo sin la presencia de Roosevelt tenía la ventaja de poder hablar abiertamente de "esferas de influencia", cosa que el presidente norteamericano nunca habría permitido. 

Así fue como Churchill salvó a Grecia a cambio de Rumanía y Bulgaria. Para Yugoslavia y Hungría pactaron una influencia pareja, aunque luego ambas fueron sometidas a un régimen comunista, hasta cierto punto independiente en una y totalmente sometido a la URSS en la otra. No se pusieron de acuerdo sobre Polonia porque Churchill no podía abandonar a la nación por cuya defensa Gran Bretaña había entrado en guerra y Stalin no estaba dispuesto a renunciar a la seguridad estratégica que le proporcionaba dominarla. …





El Telón de Acero

¿Qué ocurrió en la Conferencia de Yalta?




¿Cómo acabó la Segunda Guerra Mundial?

 

 Svetlana Allilúyeva: la mujer que se negó a ser la “hija de Stalin”

 











Publicado por Alejandro Mon