Archivo de artículos

TELEVISIONES AUTONOMICAS COLONIZADAS POR EL PSOE: ANDALUCIA: ASTURIAS.



El control de las televisiones: los orígenes escandalosos de Canal Sur

La radio y la televisión públicas andaluzas fueron concebidas como un potente instrumento mediático al servicio directo del PSOE andaluz. La radio y la televisión públicas asturianas han sido concebidas como un potente instrumento mediático al servicio directo del PSOE asturiano ... pero ni PP, ni ForoAsturias, ni UPyD claman contra este monopolio que ha colonizado toda Asturias... Las próximas elecciones las volverán a ganar los socialistas ... al tener en sus manos monopolistas este arma MEDIÁTICA tan poderosa. Y ... sigue de Dirctor General, EN FUNCIONES, de la RPTA Antonio Rodriguez Virgili, bajo las órfenes de los socialistas asturiano, cuyo jefe es Javier Fernández. Pero la oposición, sigue impasible ..., y el PP, con Cherines a la cabeza, apoya, sin fisuras en sus filas, este monopolio ilegal del PPSOE.


La radio y la televisión públicas andaluzas, conocida como Canal Sur, fueron concebidas, desde su gestación en los equipos políticos de José María Rodríguez de la Borbolla, como un potente instrumento mediático al servicio directo del PSOE andaluz y dentro de él, naturalmente, al servicio del sector borbollista, por entonces enfrentado ya con el sector guerrista. Tal enfrentamiento, poco visible desde el exterior, tuvo lugar ya en el centro regional de la RTVE donde los guerristas tenían colocados a algunos periodistas afines y los borbollistas controlaban la línea informativa en contacto directo con el Palacio de Monsalves, sede entonces de la presidencia de la Junta de Andalucía. Finalmente, Manuel Chaves la puso totalmente al servicio de su gobierno y su partido durante más de 18 años, línea mantenida hasta el momento. Más que una radiotelevisión pública, ha sido una televisión partidista desde su fundación.

La importancia del nuevo medio fue vista inmediatamente por algunos aventureros de la comunicación y por un grupo de periodistas ambiciosos, deseosos de medrar económica, social y profesionalmente. De la nueva estructura de comunicación los guerristas fueron casi totalmente excluidos y la erección del más importante tinglado de la comunicación andaluza fue encomendada a estos aventureros y/o periodistas, fieles servidores del poder, primero de Pepote y luego, tras la derrota del borbollismo, de Manolo, Manuel Chaves González y su fiel pretoriano, el incombustible Gaspar Zarrías.

Desde el principio, hubo tres líneas maestras diseñadas para la ocupación del nuevo instrumento "público", entendiendo por "público", naturalmente, lo relativo a los intereses del PSOE-A.

He aquí los dueños monopolistas de la TV Andaluza ... Canal Sur ... Son los propiestarios "de facto". Igual pasa en Asturias, los socialistas son los dueños "de facto" de la RTPA.
La primera fue la que conducía a la determinación de qué personal y de qué calidad ideológica y moral era necesario para no preocuparse siquiera en el futuro de la línea política del medio. Desde el principio estuvo claro que la mayoría de los trabajadores de Canal Sur TV y Radio deberían ser ideológicamente de izquierdas y, por tanto, todo tipo de prueba selectiva imparcial debía ser mirada con desconfianza o, en todo caso, eficazmente orientada para producir los resultados esperados. Esta línea ha permanecido vigente hasta la actualidad. El método ha solido ser el mismo que el practicado en la Administración andaluza y las empresas públicas: los hechos consumados. Primero se contrata a las personas previamente decididas de manera temporal y sin control y luego, o bien se hacen fijos sin más o bien se hacen oposiciones a la medida para los "elegidos".

La segunda fue la construcción de un sector económico audiovisual ligado al conjunto de la RTVA en el que los "promotores amigos" del PSOE y de la izquierda en general tuvieran la máxima relevancia. Se trataba y aún se trata, con algunas que no muchas excepciones, de que periodistas y productores amigos del PSOE estuviesen en condiciones de servir las necesidades de la programación y, además, se aprestasen a neutralizar cualquier proyecto de programación si ésta no procedía de los dictados del PSOE.











Publicado por Alejandro Mon