Archivo de artículos

FLORENCE BAKER: LA ESCLAVA EXPLORADORA: SAMUEL BAKER









Florence Baker, la esclava que fue esposa de uno de los más grandes exploradores

De Maria Barbara von Sass, esclava,  a Florence Baker, mujer del gran explorador Samuel Baker.
La vida de la húngara Florence von Sass, esposa del gran explorador británico SamuelBaker, parece sacada de una novela de aventuras. La hermosa muchacha contaba diecisiete años cuando estuvo a punto de ser vendida en una subasta de esclavos en una región de la actual Bulgaria. El destino quiso que un acaudalado viudo escocés, Samuel Baker, pasara por allí en viaje de placer y ante la belleza de la joven se decidiera a comprarla, salvándola de un terrible destino en un harén turco. A partir de este instante, la pareja paseó su amor por tierras africanas, ignorando el escándalo que su comportamiento provocaría en la puritana sociedad victoriana.

El viaje de esta singular pareja en busca del nacimiento del Nilo Blanco fue uno de los más duros de su tiempo y casi les costó la vida. Los nativos que encontraban a su paso se quedaban atónitos ante la presencia de Florence, porque nunca antes habían visto a una mujer blanca.

El 14 de marzo de 1864 divisaron el lago, que Baker bautizó con el nombre de Alberto en honor al difunto esposo de la Reina Victoria. A pesar de su frágil salud, Florence disfrutó de aquel día histórico. Llegó a alcanzar la orilla ayudada por Samuel y ató una cinta de su pelo a un arbusto como recuerdo de su estancia. Aún sacaron fuerzas para explorar el lago a bordo de dos embarcaciones nativas construidas con los troncos de un árbol, y en su travesía se encontraron con las espectaculares cataratas del Nilo Blanco, que bautizaron con el nombre de Murchinson en honor al presidente de la Real Sociedad Geográfica de Londres.

Florence sería conocida como "La Dama del Nilo", porque junto a su marido, exploró el poderoso río africano. Samuel Baker fue el primer explorador que se llevó en sus viajes a la mujer que amaba. En sus libros, Florence se convirtió en una heroína, inspirando el prototipo de "rubia y explorador", que Hollywood explotaría hasta la saciedad en películas como Mogambo …


Venta de esclavos ...
 
Florence Baker: De esclava a mujer del explorador  escocés Samuel Baker

Bulgaria- VIDIN
Hasta llegar a ser Florence Baker, esta mujer tuvo que atravesar la jungla de otra vida donde todo estaba cifrado en el más riguroso desastre. 

Estrenó el mundo en 1841, en un pueblo de Transilvania y en el centro de una familia de origen alemán. Le asestaron por nombre el de Maria Barbara von Sass. La infancia se esfumó pronto en aquella párvula que aún perpetraba monerías al calor de la chimenea. Los excesos de la Revolución de 1848 la dejaron huérfana de casi todo, con la única compañía de un padre que asumió modales de gato furtivo y junto al que se instaló en el campamento de refugiados de Viden (Bulgaria). Todo en ella era fuga, sobresalto, escaqueo, susto...


Allí descubrió que a la crueldad de ver morir a cuchillo a media familia se le podían sumar algunos accesorios: el hambre, el frío, el desconcierto, el desprecio de los otros... Maria Barbara von Sass tenía ya incrustado en el ánimo un desolado alarido, pero aún faltaba algo. Una noche más allá de la noche. 

Cuando ya se había acostumbrado a vivir en esa charca negra del campo de refugiados, dominado por tiranías muy salvajes, un grupo de tratantes de esclavos la echó a un carro tirado por dos percherones, la mantuvo durante un tiempo encerrada para engordarla a la manera de las ocas y cuando la muchaha ya tenía mejor contorno procedieron a exhibirla como una pieza de caza mayor en medio de una penosa mesnada de cautivos. A los 17 años, Maria von Sass era una estrella entre los esclavos que se ofertaban en los mercados. El turno le llegó en la plaza de Widdin (Bulgaria), donde se ponía precio a hombres y mujeres ante un público de corte salvaje que pujaba con entusiasmo. 

María, sometida a todos los estupros posibles, estaba lista para ampliar el repertorio de algún harén. Pero el azar reventó su destino en el último minuto. 
Un excéntrico millonario escocés, Samuel Baker (explorador, ingeniero, abolicionista y viudo), cuarentón e hijo de banquero, pegó un tajo a sus modales de cuello duro, decidió quemar las naves y aceptó la invitación del maharajá de Duleep Singh para entregarse al oscuro placer de hacer miles de kilómetros con el propósito de cobrarse unos cuantos jabalíes en las proximidades del Danubio, antes de llegar a Constantinopla. 

Por un golpe de suerte remendadora el día de la subasta Samuel estaba allí. Huroneó en aquella plaza de Widdin espantado ante el chamarileo infame. Y cuando dos buhoneros auparon a la joven Maria hasta un plinto hecho de cajas de verdura le saltó el muelle de la rabadilla. Una muchacha rubia. Un cuerpo llagado. Unos ojos color de miedo. Baker zanjó la venta en siete libras esterlinas, el precio de un saco de plumas de avestruz. Liberó a aquel ser atribulado. Comenzó a poner suavemente los cimientos para restituirle la dignidad. Le hizo asumir con dulzura que ya no habría más derrotas y jamás se volvieron a separar. 

Maria se convirtió en Florence. Y su apellido, Von Sass, quedó atrás en favor de Baker. 
 Florence Baker. Aprendieron a convivir. Aprendieron a quererse. Samuel quería viajar con ella por el mundo. Y ella quería comprobar lo que era el mundo. África se convirtió en su destino y establecieron una ruta de exploración por varios países, empujados por la ansiedad iniciática de descubrir las fuentes del Nilo, obsesión de buena parte de los aventureros de la Inglaterra colonial y victoriana. …

SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es


Esclavitud
  
El mercado de esclavos, de Jean-Léon Gérôme (c. 1885)



La esclavitud, como institución jurídica, es una situación por la cual una persona (el esclavo) es propiedad de otra (el amo); es una forma particular de relaciones de producción, característica de un determinado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en la evolución de la historia económica.

.

La esclavitud se remonta a la Edad Antigua, aunque no de forma equivalente en todas las civilizaciones. Parece que su origen histórico proviene de la práctica de aprovechar como mano de obra a los cautivos en las guerras, como alternativa a otra posibilidad también usual: sacrificarlos. También fue la suerte de algunos pueblos conquistados. Otra vía para llegar a la condición de esclavo era la esclavitud por deudas1 o apremio individual. El florecimiento cultural de la Atenas de Pericles o de la Roma clásica estaba fundamentado en una economía basada en la fuerza de trabajo esclava. Aristóteles sostuvo que la esclavitud es un fenómeno natural. Con la transición del esclavismo al feudalismo, a partir de la crisis del siglo III, la mayor parte de la fuerza de trabajo ya no era esclava. No obstante, la esclavitud no desapareció, y se mantuvo como una condición social más o menos marginal, según las zonas, durante toda la Edad Mediay toda la Edad Moderna, renovándose su utilización masiva durante la colonización de América. El movimiento antiesclavista se desarrolló a partir de finales del siglo XVIII, culminando con la abolición de la esclavitud en la mayor parte de los países del mundo, no sin fuertes resistencias (como la Guerra de Secesión en Estados Unidos).

Transporte marítimo de esclavos - Barcos negreros


El Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición se celebra el 23 de agosto, mientras que el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud se celebra el 2 de diciembre. Los tratados internacionales contemporáneos (Convención sobre la Esclavitud, 1926) recogen la prohibición de la esclavitud, que se considera como un crimen contra la humanidad. No obstante, sigue existiendo arraigada culturalmente en determinados países (India, Sudán,Mauritania) y ha reaparecido en otros bajo ciertas condiciones excepcionales, como es el caso de la mano de obra infantil esclava en el Sudeste asiático o determinados tipos de prostituciónen todo el mundo….


SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es

La abolición de la esclavitud en Cuba
 


 














Publicado por Alejandro Mon