Archivo de artículos

ASTURIAS: EAGE: CURSOS DE FORMACIÓN: ¿QUIÉNES SON LOS PROPIETARIOS?: FALTA MUCHA TRANSPARENCIA: MUCHÍSIMA



El SEPE confía en EAGE (Escuela de Alta Gestión Empresarial) la formación de jóvenes en garantía juvenil ... ¿Quiénes son los de EAGE?


Nuestra escuela comienza en Oviedo en 1998… Pero no dice quiénes son los propietarios de EAGE …La transparecia brilla por su ausencia. ¡Cuidado con una posible corrupción! Los dineros - SON MUCHOS MILLONES DE EUROS - para la formación son muy golosos ... por lo que debe haber UNA GRAN TRANSPARECIA  mostrando quiénes son sus GESTORES Y PROPIETARIOS.

El servicio publico de empleo a través de sendas resoluciones del mes de agosto de 2014, ofreció a los centros de formación acreditados en certificados de profesionalidad de ámbito nacional (EAGE dispone de centros acreditados en Oviedo, Baleares y Galicia) y en régimen de concurrencia competitiva la posibilidad de participar en una convocatoria de subvenciones para formar a trabajadores ocupados y a jóvenes menores de 30 años inscritos en el registro de garantía juvenil, la Escuela de Alta Gestión Empresarial ha sido merecedor de esta subvención y pone a disposición de trabajadores y jóvenes inscritos un numero importante de cursos vinculados a un certificado de profesionalidad. Toda la información de los mismos pueden consultarla en su web www.eage.net


Entre las características fundamentales de estos cursos nos encontramos que son especialidades íntimamente relacionadas con el empleo que cualifican a quien los imparta para realizar una competencia profesional, y por tanto a disponer de un titulo de carácter oficial vinculado a la formación profesional para el empleo.


Además son cursos eminentemente prácticos, no es solo teoría, y tiempo dedicado al estudio si no que pedagógicamente están volcados a la actividad practica y al trabajo docente en aulas talleres. …




La Fundación del Real Madrid es un INEM para colocar a familiares y amigos

Fundación Real Madrid
En este Real Madrid de desventuras e incertidumbres, con un presidente que sigue haciendo jirones de su historia e imagen, hay otras cuestiones que también dejan en evidencia al club. Me refiero a los trabajadores de la entidad, incluidas las plantillas de la Fundación del Madrid y Valdebebas. A este lugar son deportados los empleados que no le bailan el agua a Manuel Redondo, director general de la Fundación y director del Gabinete de la Presidencia.

En el verano de 2000, al poco tiempo de asumir la presidencia, Florentino Pérez dio la siguiente orden: nadie entrará a trabajar en el Real Madrid si es familiar o amigo de las personas que trabajen en el club. Otra mentira más que sumar a lo largo y ancho de su mandato. Al señor Pérez se le olvidaron sus palabras y la institución madridista, sobre todo su Fundación, se ha convertido en un INEM, donde familiares y amiguetes han encontrado trabajo nada más solicitarlo.

Así, en la citada institución están en nómina Ana Sandoval, hermana de Mari Ángeles, Pitina, que falleció el 22 de mayo de 2012. Una mujer encantadora, alegre y educada, virtudes que, entre otras, tenía Pitina y que siempre le han faltado al que fuera su marido, Florentino Pérez. Además de Ana, que ejerce como asesora técnica de Proyectos Sociales, están los considerados enchufados y que responden a estos nombres y apellidos: Ana Sanjuanbenito, íntima amiga de Mari Angeles, Cuchi, hija de Florentino y madrina de uno de los nietos del presidente, que ocupa el cargo de directora de Proyectos Nacionales; Rosa Roncal, directora de Proyectos Internacionales, amiga de la infancia de Manuel Redondo; Elena Vallejo, responsable de Comunicación y Eventos y gran amiga de Concha Tabuyo, Conchita, secretaria de Florentino en ACS, y Antonio Hidalgo, marido de Conchita, con el cargo de asesor de Proyectos Promocionales de Campus y Clinics. 
Un exempleado de la Fundación del Real Madrid, en la que trabajó más de dos décadas, está informado al dedillo de lo que ocurre en dicha entidad. Prefiere permanecer en el anonimato, pero al mismo tiempo asegura: “En el club y en la Fundación se trabaja bajo una dictadura pura y dura. Hay empleados, sean damas o caballeros, a los que sus respectivos jefes los llegan a vejar y humillar. Ana Sanjuanbenito y Rosa Roncal, por ejemplo, son las que, prácticamente, dirigen la Fundación, bajo la supervisión de Manuel Redondo. 

A la tal Ana la temen los empleados que tiene a su disposición”. 

Y añade: “Es triste y lamentable que Julio González Ronco, director gerente de la Fundación, no sólo tenga que obedecer de manera sumisa al señor Redondo, sino que haya dejado de ser una persona entrañable y compresiva con los empleados, como lo era en su primera etapa de gerente en la Fundación. En la actualidad, yo creo que se ha contagiado de Redondo, y trata al personal de manera arrogante y despectiva. El que se atreva a plantearle alguna cuestión relacionada con el trabajo, tras recibirle, siempre tiene la misma respuesta: 'Si no estás de acuerdo, ya sabes dónde está la puerta de la calle'. La misma forma de actuar tiene Ana Sanjuanbenito, que trata a sus subordinados con amenazas e incluso insultándolos”.

Debido a la irrespirable atmósfera que asola la Fundación, otro de los empleados, Manuel Parreño, familiar de Manuel Redondo, ha preferido marcharse el pasado mes de junio y no esperar a su jubilación, fijada para febrero de 2016. Parreño se ha ido, según sus palabras, por esta sencilla razón: “No aguanto más este ambiente. La Fundación es un infierno”. 

En el club sucede tres cuartos de lo mismo. A hurtadillas y en voz baja, por temor a padecer mobbing (acoso laboral), los trabajadores, lo mismo que los de la Fundación, muestran su indignación porque llevan seis años, desde el regreso de Florentino a la presidencia, sin que les hayan subido ni un céntimo en sus nóminas … 


Piden datos a Feijóo por los ‘cursos fantasma’ 
La investigación sobre los cursos fantasma impartidos por la empresa Prosem en Galicia se ha ampliado a toda la formación para empleados subvencionada en la comunidad autónoma. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Lalín ha reclamado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, nombres de responsables, las ayudas otorgadas a empresas y las fórmulas de control de las acciones formativas realizadas desde 2010.

El origen de la investigación se sitúa en una inspección de la Agencia Tributaria a Prosem, domiciliada en Lalín. Se analizaba la declaración de IVA del año 2010, pero se descubrió que los cursos que impartía a empresas gallegas con subvención de la Xuntaque en varias ocasiones ni siquiera se habían realizado.

Además, se comprueba que hay cursillistas profesionales, alumnos que desconocían haber estado inscritos en algún curso, otros, que les falsificaron las firmas, trabajadores que participan en dos cursos a la vez con el mismo horario y en localidades diferentes, profesores capaces de dar 33 horas de clase de tres programas diferentes en dos días.

Todo ello hace concluir que Prosem y las empresas que reciben las subvenciones han «construido una realidad ficticia». La Agencia Tributaria puso el asunto en manos de la Fiscalía y el juzgado de Lalín ha iniciado la instrucción. Justo después de la información publicada por EL MUNDO sobre la investigación, el juzgado ordenó el registro de Prosem y la detención de sus dos propietarios y la esposa de uno de ellos, que tras pasar a disposición judicial quedaron en libertad.

La investigación no se limita a Prosem. Tal vez la declaración de un representante de la citada empresa, que dijo a la Policía Judicial que «así son las cosas en este sector», fue el detonante para que el juzgado amplíe las pesquisas a toda la formación subvencionada en Galicia.

Por ello, en un oficio dirigido al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el juzgado solicita cinco informes para que sean entregados a la Policía Judicial en el plazo de un mes. El primero es la orden del conselleiro de Economía y Hacienda, «si existe, y en el caso de no existir informe igualmente», en la que se justifique la necesidad de contratar empresas privadas de auditorías para los cursos de formación subvencionados por la Xunta o por la Unión Europea y gestionados por la primera.

Esta petición de información se comprende al observar que en la investigación apunta a la posible responsabilidad del Gabinete de Innovación, empresa contratada por la Xunta para supervisar los cursos de Prosem, entre otros, una misión imposible, ya que cuando se encarga la labor a dicha empresa los supuestos cursos (en el informe de la Agencia se dice que «no se dieron en realidad») ya se habían realizado. Una de sus tareas era visitar los locales mientras se impartían los cursos. 

El juzgado también quiere saber si algún departamento de la Xunta realizó algún control sobre los cursos de formación y, en caso afirmativo, reclama su identificación así como la lista de acciones formativas supervisadas con el nombre de las empresas subvencionadas.  … 













Publicado por Alejandro Mon