Archivo de artículos

LA BERREA: DESDE MEDIADOS DE SEPTIEMBRE HASTA MEDIADOS DE OCTUBRE

Una noche en plena naturaleza




Otoño: la berrea

Al crepúsculo, hacia el oeste, el cielo se ilumina  al tiempo que el paisaje se apaga. Las encinas no son más que siluetas recortadas, las laderas de monte un telón negro. No se ve nada, pero desde esa oscuridad emergen los sonidos que dan la señal de partida al otoño. Comienza la berrea, el periodo de celo durante el que los ciervos dirimen sus asuntos a voces.

En los últimos días las tormentas han traído un poco de agua; la hierba, pulverizada tras el verano más caliente que se recuerda, empieza ahora a brotar. Las noches refrescan y el celo no puede esperar. Aunque con poca intensidad, los rotundos bramidos de los machos resuenan por las vaguadas, retumban contra las rocas, ruedan ladera abajo. No hay nada más contundente en el paisaje sonoro natural, salvo las tormentas.
Junto a ellos, los otros sonidos de la hora -el crepitar de los petirrojos, los reclamos asustados de los mirlos, el ululato de un cárabo, los ladridos de los zorros- pasan casi desapercibidos. Tan sólo la dulce y tenaz melopea de los últimos grillos, en el otro extremo de la escala sonora, destaca contra los estruendos de la berrea de los ciervos. ...
SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es

La berrea del ciervo en Extremadura


Desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre  tiene lugar lo que se conoce como lance de la berrea del ciervo.
Los ciervos machos adultos presentan a finales de verano su máximo esplendor. Están fuertes  y sus cuernas, que han estado creciendo desde la primavera, presentan  su tamaño definitivo y el color marrón característico. Las ciervas por su parte están preparadas para concebir.
Cuando llegan las primeras lluvias después de la época estival, comienza a cambiar el tiempo y los días se hacen más cortos, comienzan a escucharse los primeros berridos en las dehesas y en los claros de los bosques.
Los machos también comienzan a marcar su territorio y empiezan las luchas entre los ciervos más fuertes.
El violento choque de las cornamentas y los sonidos de la berrea ofrecen un espectáculo natural que vale la pena vivir en directo.
El ritual de apareamiento de los gamos, conocido como la ronca por el sonido más grave que emiten estos animales, es similar al de los ciervos. Comienza un poco más tarde que la berrea y se prolonga a lo largo del mes de octubre.Con un poco de suerte se pueden contemplar a la vez el lance de la berrea y la ronca.
Finalmente, tras días de luchas agotadoras, los machos vencedores son los que atraerán a un mayor número de hembras que formarán parte de su harén y comienza el proceso de apareamiento.
Ocho meses más tarde, durante el mes de mayo, nacerán los cervatillos (jabatos), que acompañarán a sus madres hasta el siguiente parto….
SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es




Lugares y consejos para ver la berrea en España (I)
 

El gran espectáculo natural de la berrea está por comenzar y en España hay muchos y muy buenos espacios naturales para poder presenciarlo. Durante esta época del año, los ciervos rojos entran en celo e intentan atraer a las hembras con impresionantes sonidos guturales en un llamado amoroso llamado. Es época de "berrea".
El escenario para este juego amoroso no es otro que los bosques donde viven los ciervos, por lo que el marco en esta temporada es de gran belleza. Los árboles van virando de color y dan un marco incomparable de tonalidades para que todo esté dispuesto para vivir una experiencia inolvidable.
Los ciervos viven separados hembras y machos durante casi todo el año: las hembras en manadas y los ciervos por lo general, en solitario. A finales del verano, los machos se acercan a los grupos de hembras y comienzan con su ritual de seducción. En el proceso, deben batirse con otros machos por el dominio de un harén utilizando la cornamenta que ha crecido durante la primavera y el verano.
Al acercarnos a observar la berrea, es muy común encontrar árboles con señales del roce de los cuernos sobre los troncos. Los ciervos acostumbran "rascar" las cortezas de los árboles para ayudar a desprender la cobertura suave o "terciopelo" que recubre la cornamenta joven para tenerla en condiciones al momento de luchar por un harén durante este periodo de celo.
Además de prepararse para la lucha, y al enfrentamiento con otros machos, durante la berrea los ciervos lanzan su llamada de amor a las hembras emitiendo un profundo sonido gutural que se hace escuchar a gran distancia.
SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es

Lugares y consejos para ver la berrea en España (II)

 

Continuamos hoy nuestro recorrido por los lugares donde poder observar la berrea en espacios naturales de España. Ayer comenzamos esta "ruta" conociendo un poco sobre este momento de la vida de los ciervos que se repite año tras año.
A finales del verano, entre mediados del mes de septiembre y el de octubre, los ciervos se acercan a las manadas de hembras para el apareamiento. Muchas veces los ejemplares machos, por lo general solitarios, deben ganar su harén peleando con otros y emitiendo un bramido para atrae a las hembras
A los espacios naturales comentados ayer, podemos agregar unos cuantos mas para que puedas aprovechar estas pocas semanas de "espectáculo" para acercarte a la berrea en España.

  • Parque Nacional de Monfragüe, Extremadura. Volvemos a un parque nacional que recorriéramos hace un tiempo, en este caso para recomendar su visita durante los meses de septiembre y octubre durante la berrea. El parque es conocido también por su riqueza ornitológica y puedes realizar diversas rutas dentro del parque para internarse en el mismo.
  • Parque Natural de las Ubiñas, Asturias. La reserva ocupa una amplia extensión en los concejos de Teverga, Quirós y Lena. Dentro de este espacio protegido, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el 2012, destacan los picos del Fontán y Peña Ubiña que superan los 2.400 metros de altura. En este paisaje de picos nevados, montañas y valles, vive un buen grupo de ciervos europeos que en esta época del año llenan de sonidos los bosques de hayas que tapizan las laderas. ...

 








Publicado por Alejandro Mon