Archivo de artículos

MARCO POLO: BIOGRAFIA: MARCO AURELIO Y SUS ROMANOS



 

El maestro detrás de Marco Polo

 

"Para muchos Marco Polo fue un simple mercader veneciano que trajo la pasta a Occidente", denuncia indignado John Fusco. El apasionado creador de la serie homónima -que desde el pasado 20 de octubre Netflix ofrece en España- y "el único cineasta que puede matarte con sus propias manos", en palabras delproductor del drama Patrick Macmanus, quiere demostrar con este drama histórico que la vida de este explorador, cartógrafo, diplomático y cronista de su tiempo va mucho más allá.

Según cuenta a EL MUNDO en el rodaje de la segunda temporada del drama histórico en los alrededores de Budapest, Hungría, su fascinación por Oriente comenzó con los relatos de su padre, un veterano italoamericano de la Guerra de Corea que le introdujo en el mundo de las artes marciales, su filosofía y su Historia. "Siguiendo esos estudios es imposible no cruzarse con el nombre de Marco Polo", afirma el guionista de westerns como Cruce de caminos, Intrépidos forajidos y Océanos de fuego y cintas de artes marciales como El reino prohibido -la primera película que reunió a Jet Li y Jackie Chan- y la secuela de Tigre y Dragón, actualmente en postproducción.
"Me maravillaba el hecho de que él también fuera un joven italiano fascinado por China así como el puente más antiguo entre Oriente y Occidente. Con los años, me sentí intrigado por la falta de información real sobre él", añade Fusco sobre el legendario explorador. Su interés era tal que, años después y durante el rodaje deEl reino prohibido en 2007, siguió los pasos de Gengis Kan, recorriendo Mongolia a caballo con su hijo, momento en el cual decidió contar la historia de Marco Polo en una serie de televisión.
 

En 1271 y con sólo 17 años el joven mercader -interpretado por Lorenzo Richelmy- viaja a China con su padre. Allí permanecerá durante más de 20 años al servicio del emperador mongol Kublai Kan (Benedict Wong), nieto del famoso Gengis, en la corte más poderosa y ostentosa del mundo.
"Me siento frustrado hablando de Marco Polo en Occidente. Incluso en Venecia, cuando estuvimos grabando, fui al portero del hotel y le pregunté por la casa de Marco Polo y me respondió: 'Tienes que entender que nadie sabe si Marco Polo realmente existió o si es una leyenda'", explica Fusco irritado. "En cambio, cuando viajas a China o a Mongolia la gente en general sabe mucho sobre él, lo valoran y lo ven como alguien que llevó información a Occidente. La Ruta de la Seda fue la primera autopista de información y él el primer viajero global que contó la belleza de Oriente, que Kublai Kan no era un bárbaro sino un gobernante tolerante, creador de la imprenta, el papel moneda y el sistema educativo público", añade Fusco.
Pero es que entonces, como ahora, cuesta creer las palabras del mercader. Desde su entrenamiento como guerrero y erudito hasta su descripción del exótico Salón de los cinco deseos del kan, un templo del placer retratado con todo lujo de detalles en el drama. "Es una serie muy sexi: si no fuera así sería inexacta y no sería fiel a la historia de Marco Polo. Sus ojos fueron abiertos al mundo de la sexualidad china como una forma de arte. Él escribe sobre el manual de sexo del emperador amarillo, el kamasutra chino. Era tan cercano al emperador que le dejaron entrar en la cúpula del placer de Kublai Kan, habló de las 400 concubinas del emperador, del proceso de selección, de cómo sus cuatro esposas elegían a las mujeres que integrarían su harén. Era muy sensual y muy sexual, y Marco Polo, un joven cristiano del siglo XIII, escribió sobre su fascinación", defiende.
Fusco habla con autoridad sobre el asunto después de haber contrastado las distintas traducciones de Los viajes de Marco Polo con fuentes históricas chinas y persas de la época como los relatos de Rashid-al-Din así como la épica Historia secreta de los mongoles. "Durante años se discutió cuánto era realidad y cuánto era ficción hasta que hace poco los académicos afirmaron que decía la verdad", cuenta Fusco, que sentencia con una inspiradora curiosidad.
"Cuando estaba a punto de morir, su familia y sus amigos le dijeron, 'ésta es tu oportunidad para retractarte', a lo que Marco Polo respondió airado, 'no he contado ni la mitad de lo que he visto'. Copié la frase y la colgué en la pared de la sala de guionistas. No hay duda de que hay elementos de imaginación en su trabajo, pero es su interpretación de la época", concluye.
SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.asturiasenred.es

 

 

 

  Biografia de Marco Polo 

 


(Venecia, actual Italia, 1254-id., 1324) 
 Explorador y mercader veneciano. Su padre (Nicolás Polo) y su tío, miembros de una ilustre familia de mercaderes de la próspera República Veneciana, ambicionaban comerciar con el pueblo tártaro de Oriente.

Ambos hermanos emprendieron conjuntamente una expedición hacia Oriente en el año 1255; cuando hubo noticias de la llegada de los mercaderes al territorio, el emperador mongol Kubilai Kan los mandó llamar, dado que la presencia de unos latinos constituía un hecho extraordinario. Durante catorce años permanecieron entre los mongoles. De regreso, los Polo actuaron como embajadores del emperador y visitaron al Papa en su nombre, para transmitirle el deseo de Kubilai Kan de que éste enviara sabios y sacerdotes a visitar su Imperio.
En el año 1271 y con la bendición de Gregorio X, los Polo, incluido Marco, que a la sazón contaba diecisiete años, comenzaron su segundo viaje por tierras orientales. Atravesaron Israel, Armenia, llegaron a las regiones de la actual Georgia y luego al golfo Pérsico. Desde allí remontaron hacia el norte, cruzaron Persia y después se adentraron en las montañas de Asia Central, siguiendo el itinerario de la ruta de la seda. La travesía del Pamir los condujo a los dominios del Gran Kan. Tras superar los desiertos que rodean Lob Nor llegaron a Kancheu, la primera ciudad realmente china, donde establecieron contacto con una civilización que practicaba una religión casi desconocida para Occidente, el budismo; permanecieron en el lugar un año, durante el cual se dedicaron al comercio. …
SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.asturiasenred.es

 

El timo de Marco Polo

 

Desde el siglo XIII la humanidad ha vivido engañada. Todos creyendo que el primer occidental en llegar a China fue Marco Polo y resulta que es mentira. Hasta el propio Cristóbal Colón lo creía y llevaba un ejemplar del libro de viajes del veneciano en sus barcos cuando se fue a descubrir el nuevo mundo. El archifamoso Marco Polo no fue el primero, pero sí fue el que tuvo la feliz idea de documentar todos sus viajes, por lo que su legado ha pasado de generación en generación hasta nuestros días.
1.000 años antes de sus aventuras los romanos ya habían viajado al país asiático. En el año 166 d.C recorrieron la ruta de la seda y llegaron a China. Eran tiempos del emperador Marco Aurelio, e incluso fueron recibidos por su homólogo chino, Han, en Changan, la capital. Antes incluso de estos primeros encuentros 'oficiales' ambos imperios ya se conocían. Los romanos por la seda que producían “los seres”, como se referían a ellos. Por su parte los chinos habían recibido 46 años antes a acróbatas romanos. Una historia que roza lo surrealista pero registrada en los anales chinos, principal fuente histórica que ha permitido rescatar a estos mercaderes que recorrieron medio mundo.
Ahora el latinista Jean-Noël Robert, especialista en la historia de Roma, cuenta la verdad en De roma a China, la ruta de la seda en la época de los césares (Edición Stella Maris), para el que ha necesitado más de diez años para buscar las fuentes y poner todo en orden. Su misión: enseñar al mundo que la creencia sobre Marco Polo es falsa…
SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.asturiasenred.es



Película “Marco Polo” (film), sus aventuras.











Publicado por Alejandro Mon