Archivo de artículos

MUJERES DE ROMA: DIVINOS FLOREROS: SEDUCTORAS, MATERNALES, EXCESIVAS Y ANÓNIMAS




Aquellas romanas seductoras, maternales, excesivas y anónimas
Muy poco se sabe del papel de las mujeres en el mundo antiguo. Conocemos, por ejemplo, que los egipcios la consideraban un complemento. Para los griegos, no pasaba de ser una eterna menor de edad. Los romanos, en cambio, les reconocían cierta importancia, pero solo de puertas adentro, no en el ámbito civil y político. Relegadas de la vida pública y recluidas en sus hogares, se sabe muy poco de lo que sentían estas mujeres. 

Las únicas pistas informativas proceden del arte, de las esculturas y pinturas con las que adornaban los espacios públicos y privados. La exposición Mujeres de Roma, que hasta el 14 de febrero se puede ver en Caixaforum Madrid ofrece un detallado recorrido a partir de 178 piezas prestadas por Museo del Louvre (47 restauradas expresamente para esta muestra) procedentes de la decoración doméstica que las rodeaba y los objetos que las acompañaban en su vida cotidiana. La exposición viajará después a Zaragoza y Palma de Mallorca.

Venus
El retrato que propone la exposición es el de una mujer que, a la vez, era objeto de amor y temor, de deseo y de desprecio. Para su entorno masculino eran menores de edad, seductoras, maternales y excesivas.
Daniel Roger, conservador jefe del departamento de antigüedades griegas, romanas y etruscas del Louvre, comisario de la exposición junto a Aurélie Piriou, sitúa la exposición entre el siglo I antes de Cristo y el I después de Cristo, un período en el que las artes plásticas alcanzan una importancia extraordinaria en Roma y cuyos restos arqueológicos contienen una información de primer orden.
 
El nacimiento de Venus, Alexandre Cabanel (1863)



Es un tiempo, puntualiza Daniel Roger, "en el que se produce un cierto cambio de mentalidad que genera una contradicción entre una imagen tradicional de tipo aristocrático y la realidad de una sociedad en la que empieza a emanciparse y en la que sus logros le permiten superar el rol ancestral asignado. El estatuto de cierto privilegio de la mujer en Roma se traduce en distintas representaciones bajo el prisma de la mitología, la religión y la fuerza materna, así como de la alegoría de la seducción y el exceso". …
SIGUE LEYENDO ... y mucho más en www.asturiasenred.es

 

 

estatua de hermafrodita

Hijo de Hermes y de Afrodita, de los que recibe su nombre, Hermafrodita. Cuando creció y se transformó en un bello joven, la ninfa Salmacis trató de conquistarlo, y al negarse, lo arrastró hacia el fondo del lago, mientras suplicaba a los dioses que no permitieran que sus cuerpos se separaran. Y los dioses, conmovidos por las súplicas de la ninfa, hicieron que ambos cuerpos se fusionaran para siempre en un ser que tuviera atributos de los dos sexos. Como curiosidad, el colchón sobre el que descansa Hermafrodita está esculpido por Bernini en 1619.

DIVINOSMUJERES DE ROMA” FLOREROS

 

Las tres Gracias o Cárites


Seductoras, maternales o excesivas. La mujer en la Roma del imperio tenía un rol muy limitado en cuanto a la vida pública se refiere. Sometida a la autoridad del padre primero y del esposo después, podía únicamente ejercer su influencia social a través de éste. Pero en la vida íntima, como madres y esposas, su papel fue destacado superando en importancia a las féminas de otras civilizaciones antiguas. El arte que ha llegado a nuestros días da claras muestras de ello. 
Esta es la conclusión fundamental que se desprende de la exposición Mujeres de Roma, que CaixaForum Madrid acoge en virtud del acuerdo de colaboración firmado entre la Obra Social de la Caixa y el Louvre de París.
  
Ayer se presentó una muestra formada por 178 piezas procedentes de los fondos del museo francés, algunas de las cuales (47) se exponen por primera vez tras haber sido sometidas a un proceso de restauración. Es el caso de los 30 relieves de terracota conocidos como las «placas campana» que, según Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación laCaixa, son la «joya de la corona de esta exposición, junto a los frescos rescatados de las ruinas de Pompeya». 
Durán destaca además que el acuerdo incluye la «actividad expositiva, pero también la restauración y la investigación, fruto de la cual es el catálogo de la muestra».

La colección Mujeres de Roma estará en la sede del Paseo del Prado hasta el 14 de febrero y posteriormente viajará a Zaragoza y Palma.

Por su parte, Daniel Rocher, conservador jefe del departamento de Antigüedades Griegas, Etruscas y Romanas del Museo del Louvre y comisario de esta muestra, destaca que la exposición es el resultado de cuatro años de trabajo. «Estamos satisfechos de los resultados que van a poder ver», comenta, antes de iniciar un detallado recorrido por la muestra, durante el que se detiene en algunos detalles de la vida de las mujeres en Roma a través de las representaciones artísticas. 
«La mujer romana tiene la posibilidad de disponer de su fortuna y propiedades y de tener una corta libertad. Pero la visibilidad y la vida política es cosa de hombres. En los objetos de la vida cotidiana la mujer ocupa un lugar muy relevante, omnipresente», comenta, y añade: «En esta investigación, gracias a la colaboración de otros colegas, hemos podido establecer un hecho muy interesante. Nos hemos dado cuenta de que a principios del Imperio Romano, siglo I antes de Cristo, hay una evolución artística y el reparto de los papeles evoluciona hasta que la mujer adquiere un lugar más preponderante».
La exposición gira entorno a obras que datan de ese periodo histórico, cuando florece una literatura extraordinaria y las artes plásticas adquieren cierta importancia. Aprovechando esa expansión cultural, la influencia de la mujer no es cuestión únicamente de la metrópoli, sino que se extiende a otros puntos del imperio y a lo largo del tiempo.
Las mujeres romanas eran objeto de amor y de temor, de deseo y de burla y, por ley, cumplían un papel subalterno semejante al de los niños. A pesar de ello, protagonizaron las representaciones desplegadas en la decoración doméstica y en los objetos que las acompañaban en su vida cotidiana. 
La representación de la mujer está relacionada con las artes, los mitos y la generación de vida. 

Musas
Desde las musas, inspiradoras del espíritu, hasta Venus, imagen de la belleza y la seducción; desde las virtuosas Minerva y Diana, férreas defensoras de la virginidad y la virtud, hasta las gorgonas y sirenas; desde las mujeres generadoras de vida, que personifican fuerzas y ciclos naturales, hasta las forjadoras de terribles tragedias y aciagos desastres, como Medea o Pasífae.



La exposición de CaixaForum se divide en tres ámbitos principales, prologados por el espacio Retratos de mujeres, en el que, además de los bustos de damas que, en cuanto que benefactoras o sacerdotisas, eran dignas de aparecer en la decoración urbana, también hay retratos pintados y en miniatura. 
El primer ámbito temático está dedicado a la vis materna de la mujer romana. Así, aparece la imagen ideal de la fémina, en actitud púdica y noble. También las diosas son mujeres, como Ceres, Juno, Minerva, Diana o Venus, o sacerdotisas que danzan en ceremonias representadas en relieves domésticos. 
La mujer seductora es el segundo ámbito temático de la exposición, y se refiere tanto a la seducción física como a la seducción del espíritu, siendo los frescos de las musas hallados en 1755 en Pompeya su forma más característica.
La seducción física está encarnada por las Tres Gracias, en escultura y en relieve, como símbolo de plenitud, pero también se recogen y muestran seducciones divinas y otro tipo de encuentros sexuales y escenas eróticas. 
Los excesos cierran la exposición Mujeres de Roma, donde las damas se representan como sacerdotisas de un mundo dionisíaco, participando en bacanales, transformadas por la música y los licores, tremendamente terrenales y humanas, pero sin perder la regia apostura de las diosas. Mujeres y monstruos recoge esa última faceta misteriosa y transgresora del arte sobre la mujer, que es capaz de mostrarla encarnando seres mitológicos como Gorgona, mujeres atormentadas como Medea o apasionadas como Parsifae que, deseosa de unirse carnalmente a un toro, da a luz al Minotauro. 
 

Polimnia

Polimnia (Πολυμνία, ‘la de muchos himnos’); musa de los cantos sagrados, la poesía sacra (himnos), la danza, la elocuencia así como la agricultura y la pantomima. Se le representa como alguien muy serio, pensativo y meditativo, manteniendo un dedo en su boca, vestida con una larga túnica y descansando el codo en un pilar. A veces se le acredita como la musa de la geometría y la meditación. En Bibliotheca historica, Diodoro Sículo escribió: "Polimnia, debido a sus grandes (polle) alabanzas (humnesis), trae distinción a los escritores cuyos trabajos les han otorgado fama inmortal...". Aparece en la Divina comedia de Dante: Paradiso. Canto XXIII, línea 56, y es mencionada en obras modernas de ficción.
La representación de un hermafrodita, con cuerpo de mujer y genitales masculinos, es una de las piezas más curiosas de la muestra que se cierra con la escultura de Polimnia, musa de los mitos, cuya ejecución llega hasta el Neoclásico, ya que fue copiada por un artista romano de un original griego y completada por Agostino Penna, en el siglo XVIII, para decorar un palacio (dónde si no) en Roma.

SIGUE LEYENDO1 ... y mucho más en www.asturiasenred.es

SIGUE LEYENDO2 ... y mucho más en www.asturiasenred.es

 

 


Ares, el dios de la guerra para los griegos, también llamado Marte por los romanos.










Publicado por Alejandro Mon