Archivo de artículos

FOROASTURIAS: ... CRISTINA: ... MORILLA ... : ... FORO HA SIDO DESTRUIDO POR SU VALEDOR



La respuesta de Carolina Morilla a mi democrática petición de congreso en Oviedo, ante un fracaso indiscutible

El castigo de hacer cacicadas ...¿Cuando se acabaron los señores feudales? Cascos lo ignora y tiene pasión sistémica por hacer, EN PROCESOS ELECTORALES,  nombramientos "a dedo": Cristina ...Morilla ... y .... Así se destruye un partido.

Carolina Morilla, que en vez de poner su cargo a disposición de los afiliados de Oviedo, tras no lograr salir ni ella como concejal, en las elecciones municipales celebradas en la Capital de Asturias, después de haber sido designada candidata de una manera a mi juicio ilegal, responde a mis argumentos, en los que no hay ni una descalificación personal, con esta viñeta que lo dice todo, colgada ayer en su perfil de Facebook, a última hora de la noche, tras leer mi artículo “Carolina nos la quiere dar con queso, espicha por congreso”.

Es decir, ella considera que mi petición razonable, sensata, y de imprescindible atención para que podamos recuperar el crédito perdido en Oviedo, con lo que ello entraña para toda Asturias, no merece otra respuesta que la que se ve: ninguna.



Foro debe cambiar los modos broncos que viene utilizando en su comunicación, y las maneras antidemocráticas de algunos de sus afiliados y dirigentes, que reciben con los comportamientos agresivos que ahora van a ver, una pésima lección de ciudadanía, que nos aleja de los parámetros civilizados de la Europa desarrollada, para retratarnos como una organización política, no ya transversal, ni siquiera de centroderecha, sino de la ultraderecha más casposa. ¡Cómo no se van a ir nuestros votos de Oviedo a Podemos!



Lo que dije ayer, tras más de dos meses de silencio, para no perjudicar al partido en los procesos electorales, …
SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es

 Por JUAN VEGA








Publicado por Alejandro Mon

SELVA AMAZÓNICA: PERÚ-BRASIL: INDIOS XINANE: LOS ÚLTIMOS DESCUBIERTOS




Las últimas tribus aisladas del Amazonas abandonan su refugio en la selva


Los colonos peruanos de la Amazonía los llaman «los desnudos», y siempre han estado ahí, en lo más profundo de la selva, evitando el contacto con el hombre «civilizado» que solo les ha traído enfermedades mortales y destrucción. Sin embargo, ahora -nadie sabe por qué- vuelven a salir del corazón del bosque tras décadas ocultos.


Dos periodistas, Andrew Lawler y Heather Pringle, han viajado a las selvas amazónicas de Perú y Brasil para hablar con colonos, antropólogos y funcionarios encargados de velar por esas tribus; el objetivo de su trabajo es ahondar en las causas y consecuencias de este súbito aumento de contactos, algunos de ellos, como el del pasado 2 de mayo en la región peruana de Madre de Dios, mortales. «El inusual aumento de contactos con tribus aisladas que se han producido en los últimos dos años fue el que nos impulsó a investigar por qué a lo largo del Amazonas estos pueblos antes ocultos están comenzando a emerger de la selva», responde Andrew Lawler a ABC.


El resultado del trabajo de Lawler y Pringle, «Making Contact», acapara esta semana la portada de la revista «Science» y 14 páginas en su interior. En el extenso reportaje, que ha llevado a Lawler y Pringle a lo largo de un año a viajar por los lugares más recónditos de Perú y Brasil, los dos periodistas entrevistan a los actores de una historia que, advierten, puede acabar en drama. «Después del contacto inicial, esta gente es abandonada a su suerte, desvinculada de su grupo, mendigando comida y sin una tierra a la que llamar suya», denuncia laantropóloga Beatriz Huertas.


Pero además de entrevistar a los protagonistas de esta novedosa situación, Lawler y Pringle fueron testigos provilegiados. «Mientras Andrew iba en un vuelo charter hacia Puerta Esperanza con miembros de la organización ProPurús y de Upper Amazon Conservancy, cerca de la frontera con Brasil, localizaron una maloca -una choza tradicional de paja- y un campo cultivado,abandonados, lo que es muy inusual», cuenta Heather Pringle a este diario.


El mayor peligro para las tribus aisladas es el de las enfermedades. Lawler recuerda en el artículo que en el pasado siglo, «cuando el alto Amazonas se llenó de decenas de miles de colonos ansiosos de hacer fortuna con el caucho (...) los estudiosos estiman que 250.000 indígenas, uno de cada diez, murió». Unas líneas más adelante, relata cómo cuando un grupo de jóvenes Xinane apareció en la pequeña localidad de Simpatía, en Brasil, «al día siguiente (...) varios tosían y se encontraban mal». En esa ocasión, el equipo de Funai (Fundación Nacional del Indio) pudo tratar a los enfermos y evitar que la gripe acabase con el 90% del grupo, como ha ocurrido en otras ocasiones. …


Las últimas tribus no contactadas salen de la selva



“Contra el petróleo, [los anticapitalistas] han creado la figura del nativo selvático no conectado; es decir, desconocido pero presumible, por lo que millones de hectáreas no deben ser exploradas, y el petróleo peruano debe quedarse bajo tierra mientras se paga en el mundo 90 dólares por cada barril”, proclamó en 2007 el entonces presidente de Perú Alan García. El mismo año, el presidente de la petrolera estatal PeruPetro, Daniel Saba, fue todavía más allá: “Es absurdo decir que hay no contactados cuando nadie los ha visto”.


Ambos se equivocaban o mentían. Las últimas tribus aisladas del planeta están saliendo de la selva y entrando en contacto con las poblaciones más cercanas, según una investigación financiada por el Centro Pulitzer para la Cobertura Informativa de Crisis y publicada hoy en la revista estadounidense Science. Las apariciones se multiplican en el bosque tropical que emerge en la frontera entre Brasil y Perú.


La agencia del Gobierno brasileño que establece las políticas relacionadas con los pueblos indígenas, la Fundación Nacional del Indio (Funai), entró en contacto con cinco tribus aisladas entre 1987 y 2013. Solo en los últimos 18 meses, tres grupos han contactado con los poblados cercanos: los xinane, los korubo y los awá guajá. En Perú, el periodista Andrew Lawler confirma en la revista Science otro puñado de contactos.


El Gobierno peruano, con Ollanta Humala al frente desde 2011, ya no niega la existencia de tribus aisladas. En los últimos años, ha destinado tres millones de hectáreas a crear cinco reservas para mantener a estos grupos al margen del resto del mundo. La antropóloga peruana Beatriz Huertas, autora del libro Los pueblos indígenas en aislamiento, señala las causas que pueden estar empujando a estas tribus fuera de la selva: los madereros ilegales, la minería, las prospecciones de gas y petróleo, los conflictos con otros grupos aislados, la falta de alimento y el tráfico de droga desde Perú, el mayor productor de coca del mundo, a Brasil.


“Aquí está ocurriendo algo más, pero no hay suficiente investigación como para saber qué es”, reconoce Lorena Prieto, directora dePueblos Indígenas en Contacto Inicial y Aislamiento del Ministerio de Cultura peruano. El año pasado, un grupo de indígenas mashco-piro abandonó su refugio en la selva amazónica para acercarse a la orilla de un río cercano al pueblo peruano de Monte Salvado. “¿Dónde están los pecaríes?”, preguntaban a gritos. Los pecaríes o jabalíes americanos son uno de sus principales medios de subsistencia en las profundidades del bosque tropical.


En Perú viven unos 8.000 indígenas aislados, según los cálculos de Huertas. Su principal amenaza es la transmisión de enfermedades contra las que no tienen defensas. Las infecciones llegan a lomos de madereros, mineros, misioneros, traficantes de droga e incluso periodistas, según la investigación de Science. En la década de 1980, unos 350 miembros de una tribu aislada murieron por enfermedades después de entrar en contacto con trabajadores de la petrolera holandesa Shell, denuncia la antropóloga peruana. “Estamos en el umbral de grandes extinciones de culturas”, sostiene Francisco Estremadoyro, director de ProPurús, una organización dedicada a blindar la biodiversidad de las cabeceras amazónicas en el sudeste  …



 















Publicado por Alejandro Mon