Archivo de artículos

POPULISMO: SOBRE EL POPULISMO ESPAÑOL ACTUAL: ...EDUCACIÓN CRÍTICA: POPULISMO-MARXISMO-TOTALITARISMO



 





Sobre el populismo español actual


El populismo es cuestión de retórica ...
Mediante este artículo, me gustaría meditar con ustedes sobre el por qué del fenómeno del partido de Pablo Iglesias. Pues parafraseando a T.S. Eliot en su poema “Lo que dijo el trueno”, ante estos acontecimientos, no puede uno ni pararse, ni acostarse, ni sentarse; hay que estar permanentemente despierto y en guardia.

Nacimiento: En una situación de crisis económica gravísima, que desembocó en un paro insufrible, provocando un gran desencanto en la sociedad, junto a una corrupción en las instituciones que se hacía ya insoportable y ante una demanda social no satisfecha por los partidos tradicionales, que a lo único que se dedicaban era a tapar toda la basura que salía y a elaborar análisis simplistas y autocomplacientes, los fundadores de Podemos ven la existencia de muchos clientes que estaban deseosos de castigar a los responsables de la crisis, del paro y de la falta de honestidad: La “casta”.Es curioso comprobar cómo casi todos los populismos nacen de la misma manera: una sociedad enferma de corrupción, con problemas económicos y donde no todos los ciudadanos tienen las mismas oportunidades. Si estudiamos lo que pasó en Latinoamérica, Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia, Ecuador o en Cuba, las pautas de comportamiento siempre son las mismas. Y tampoco es muy diferente a lo ocurrido con los sóviets rusos de 1905, el fascismo italiano de 1919 o el nazismo alemán de los años veinte del siglo pasado. O por nombrar algo reciente, el movimiento 5 estrellas en Italia, Syriza y Amanecer Dorado en Grecia o el Frente Nacional en Francia.

Auge: Muchos de estos populismos llegan siempre revestidos del mismo envoltorio: una nueva solución, libre, sin ataduras impuras del pasado y hasta con cierta novedad intelectual. Pero centrándonos en nuestro populismo español, hay que decir que Podemos analiza perfectamente la situación y pone el dedo en la llaga denunciando comportamientos intolerables e incompatibles con una cultura democrática. Apela al rechazo ciudadano de la corrupción y a la falta de reacciones inmediatas y contundentes por parte de los diferentes partidos. La política española la conciben como un problema de buenos y malos. Los buenos son los indefensos, los parados, los trabajadores, los estudiantes, son todos los que ellos defienden. Los malos son el sistema, la Monarquía, la Constitución del ...

SIGUE LEYENDO … más en www.asturiasenred.es

Por Raimundo Abando Tartiere
 

"Populismo es una palabra a reivindicar"

Foto: Owen Jones durante el Debate internacional Podemos, en Londres, el pasado octubre.
Owen Jones durante el "Debate internacional Podemos", en Londres.
La ‘marca España’ no ha tenido éxito fuera de las oficinas de los burócratas del PP que se la inventaron. Nadie la cita cuando se habla nuestro país en el extranjero. Sin embargo el concepto de "casta" que puso de moda Podemos sí se ha popularizado hasta tal punto que Owen Jones, la voz más relevante de la nueva izquierda británica, ha optado por titular así su nuevo ensayo: The Establishment. La casta al desnudo (Seix Barral), un mordaz análisis sobre la connivencia entre políticos, banqueros, empresarios, policía y prensa británicos construida durante décadas a golpe de think tank y billetera, que eclosionó con las políticas  neoliberales impuestas durante la era Thatcher y que hoy atraviesa por sus años dorados gracias a la crisis del 2008.  El Reino Unido, donde la brecha entre ricos y pobres ha crecido más en los últimos cinco años que en las últimos siete décadas, se enfrenta el 7 de mayo a unas disputadísimas elecciones generales donde, sin embargo, no hay un Podemos que contrarreste el mensaje de la casta.

Owen Jones podría ser el Iñigo Errejón del Reino Unido ya que físicamente son inquietantemente parecidos y se expresan con la misma voracidad, locuacidad y  cercanía. Pero Jones, de 31 años, no ha creado un nuevo partido como el de Pablo Iglesias, aunque no niega que sueña con que algún día exista un "Podemos o un Syriza" inglés. Jones fue quien reivindicó la existencia de la clase obrera británica en su primer libro,Chavs, obligando a replantear esa idea que nos vendieron en toda Europa de que “todos somos clase media” cuando lo cierto es que la clase obrera sigue estando ahí, igual de machacada que antes “aunque ya no estén en la mina ni en las fábricas sino en los supermercados, en los call centers y en las tiendas”. Aquel libro le convirtió en el nuevo gurú de la izquierda británica y cuatro años después él mismo se define como un “activista que escribe para llevar el mensaje del cambio a la mayor cantidad de gente posible, ”, aunque a veces caiga en contradicciones.

PREGUNTAHa escrito un libro en contra de la casta y sin embargo en sus columnas en 'The Guardian' y en la calle hace campaña activa por los laboristas, que no se libran de ser casta. ¿Por qué?
RESPUESTA. Prefiero luchar contra un gobierno laborista que contra un gobierno tory. Estoy siendo táctico. El laborismo tiene una posición rara dentro del ‘establishment’ y que apenas desarrollé en el libro. No hay duda de que el nuevo laborismo de Tony Blair era pura casta pero lo que convierte el laborismo en algo diferente y más complicado es su conexión con los sindicatos. El laborismo se creó para darle voz a la gente que pertenecía a los sindicatos y ellos siguen siendo su columna vertebral. Si desapareciera esa conexión, el partido dejaría de existir sin duda, y daría pie a la creación de otro partido de izquierdas. El problema que tenemos en Inglaterra es que no se puede tener otro partido porque el sistema electoral británico no lo permite. Ha habido muchos intentos en los últimos 150 años y han fracasado estrepitosamente. …

La casta explicada a los niños


Si algún día alguien se anima a producir una musical llamado La Casta, no se olvide de incluir en la trama al pueblo siciliano de Roccafiorita, en Catania, donde tienen “un alcalde, un teniente alcalde, dos asesores efectivos, dos asesores no consejeros, un presidente del consejo municipal y 11 concejales”. ¿Población de Roccafiorita? 254 habitantes.
De las profundidades del parlamento italiano a las pequeñas aldeas sicilianas. He aquí el recorrido trazado por los periodistas italianos Sergio Rizzo y Gian Antonio Stella en La casta. De cómo los políticos se volvieron intocables, ensayo sobre el chollo de ser político en Italia que llega ahora a España (Capitán Swing lo publica la semana que viene) tras arrasar las librerías transalpinas: más de 1,2 millones de ejemplares vendidos tras su publicación en 2007.



La fecha de salida del libro es importante: mayo de 2007, conSilvio Berlusconi tomándose un pequeño respiro presidencial (gobernó entre 2001 y 2006 y 2008 y 2011).

La fecha, decimos, es crucial: Rizzo y Stella, periodistas del Corriere della Seravieron venir que algo estaba a punto de reventar: meses después se desmoronó Lehman Brothers… y el Estado del bienestar europeo. Con el consiguiente quilombo político: las ventas de La casta funcionaron a modo de pistoletazo de salida de la desconfianza ciudadana hacia los políticos tradicionales, que mutaría en cabreo y saltaría a las instituciones de la mano del Movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo (fundado en 2009 y convertido en el partido más votado en las generales de 2013, con un 25% de los votos, aunque en las europeas del año pasado bajaría hasta el 21%).

Aunque no son pocas las diferencias entre Grillo y Pablo Iglesias, Podemos se subió a la ola de la indignación contra la casta para irrumpir con éxito en la arena electoral en 2014. Y aún más importante para lo que aquí queremos contar: fueron los ideólogos de Podemos los que pusieron de moda en España el término “casta”. Así que resulta pertinente que sea Íñigo Errejón, jefe de campaña de Podemos, quién ponga el prólogo a la edición española de La casta.

 “En España, antes de que se editase este libro, el concepto de ‘casta’ ya eratrending topic. Un término que ha irrumpido con tanta fuerza en el lenguaje político español que hasta los propios interpelados han tenido que asumirlo y optar, como método de defensa —y demostración de una crisis de imaginación política—, por tachar a los que les desafían de parecerse a ellos mismos”, escribe Errejón.

“Rizzo y Stella aciertan en el tema y en el momento. El periodismo requiere un ejercicio constante de intuición. Podríamos decir, por tanto, que la utilización del término 'casta' para caracterizar el envilecimiento de la política profesional comenzó con este libro. Posiblemente haya otras fuentes, al fin y al cabo la palabra es de uso bastante común, ya no se circunscribe a la descripción de los grupos sociales en India, y resulta especialmente útil para denunciar situaciones de privilegio. Podemos decir que la novedad nos ha llegado de Italia, como tantas otras veces”, cuenta el periodista Enric Juliana (La Vanguardia) en la introducción del ensayo.

“El retorno de la pasión a la política, de la confrontación de ideas sustancialmente diferentes, de la apertura de lo discutible y la expansión de lo posible, son en sí mismas buenas noticias para la democracia: para la posibilidad de que las cosas sean diferentes, de que todo pueda ser discutido, de que los subalternos puedan ser mayoría política y poder. La Europa de la crisis puede ser entonces la Europa del fin de ciclo. Dependerá, como siempre, de la capacidad de los de arriba para contener y dispersar, y la destreza de los de abajo para articular y construir un nuevo interés general. De momento, algunos primeros pasos ya se han dado: poner nombres al adversario que este ni siquiera puede sacudirse”, zanja Errejón en el prólogo.


 'La vacuna contra el populismo es la educación crítica'

 

Esta guatemalteca se hizo viral en Zaragoza. Fue allí, en un congreso de jóvenes latinoamericanos, hace dos veranos, cuando Venezuela acentuaba su deriva autoritaria, y la joven veinteañera, vestida de carmín, empezó a hablar sin saber que su discurso contra el populismo encendería las redes. Alguien subió un vídeo a Youtube y aquella diatriba pasó a los móviles y a los correos electrónicos. Ahora su vida es un perpetuo viaje por América Latina, dando conferencias sobre lo peligroso de agitar las emociones de los electores. No conoce el programa de Podemos pero alerta contra cualquier discurso que use el "arriba y abajo, casta y pueblo" y se fije como objetivos abstracciones como la "igualdad", la "dignidad" o la "justicia". Explica, con una claridad insólita en el discurso liberal, en qué consiste ser libertario.
No parece que ningún político pueda aspirar a ganar las elecciones diciéndole a la gente que buena parte de su destino depende de ellos mismos, ¿no? 

  

El problema de ganar las elecciones así es que requiere estar dispuesto a tomar decisiones duras, que generalmente los asesores políticos desaconsejan. Decir a la gente que es la dueña de su destino implica enfrentarse a quienes se benefician del Estado paternalista, que pueden ser sindicatos o funcionarios. Pero una de las cosas que indignan a las poblaciones latinoamericanas es la corrupción: coinciden, no importa la ideología, en que los gobernantes no deberían estar robando el dinero. Ahí puede haber una salida. El candidato que sea duro contra la corrupción puede ir tomando decisiones que vuelvan a la gente más autónoma y al gobierno, más limitado a sus funciones. El combate a la corrupción es una manera efectiva de venderle a la gente que el destino depende de ella.


¿Qué vacuna hay frente al populismo? Sabemos lo que pasó en Alemania, años 30: o sea, que la educación no parece que sea. Ahora lo vemos en Cataluña, donde buena parte de la población cree que los problemas son culpa de España.
La vacuna es la educación, pero no de adoctrinamiento, sino enseñar a la gente a cuestionar, a criticar y a tener acceso a los diferentes puntos de vista. En Latinoamérica las academias públicas se limitan a enseñar economía keynesiana y hacen ver que el paternalismo estatal es la única vía que existe. Por eso Venezuela ahora mismo tiene a intelectuales que no se oponen al socialismo, aunque estén en partidos de oposición, porque no conciben que haya otra manera de hacer las cosas. Lo que nos falta en América Latina es una educación de análisis que cubra todas las ideologías para que se enseñen los distintos puntos …





















Publicado por Alejandro Mon