Archivo de artículos

ETA: DEBILIDAD POLÍTICA PP: HONREMOS A LAS VÍCTIMAS: PERSIGAMOS SIN PIEDAD A LOS TERRORISTAS HASTA SU TOTAL ANIQUILACIÓN



 




Su vida por nuestra libertad

Hace unos días estuve en una reunión donde se habló de ETA y las víctimas de su terrorismo. Las invitadas eran tres personas excepcionales: Ana Iribar, Ana Velasco y María San Gil. Me gustaría, queridos lectores, que juntos hiciéramos un poco de memoria para recordar quiénes son estas extraordinarias mujeres.
Ana Iribar es la viuda de Gregorio Ordóñez. Gregorio era teniente de alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián y diputado vasco cuando, el 23 de enero de 1995, fue asesinado de un tiro en la  cabeza mientras comía en un restaurante; tenía 36 años y un niño de 14 meses cuando ocurrió. 
Ana Velasco es la hija de Jesús Velasco. Jesús era el jefe de la Policía Foral de Álava cuando el 10 de enero de 1980 fue asesinado de varios tiros después de dejar en el colegio a dos de sus cuatro hijas. 
María San Gil, asesora de Gregorio Ordóñez en el Ayuntamiento de San Sebastián en 1995, es la persona que estaba comiendo con él cuando le asesinaron. Posteriormente fue concejala en el Ayuntamiento de San Sebastián, diputada vasca y presidenta del Partido Popular.

Les tengo que confesar que, mientras escuchaba el testimonio de las tres, pensaba en lo ingratos y olvidadizos que somos con determinados acontecimientos pasados. Es verdad que vivimos en un mundo en el que el día a día nos absorbe de tal manera que nos impide tener un poco de tiempo para la reflexión y el recuerdo. Pero no es menos cierto que nuestro egoísmo nos lleva a olvidar los acontecimientos molestos o las situaciones incómodas. 
 


Por eso, después de escuchar a estas admirables mujeres uno se siente al mismo tiempo afligido y reconfortado. Triste, por formar parte de una sociedad que ni supo, ni sabe reconocer lo que las víctimas hicieron por nosotros, y renovado, al comprobar la fortaleza de unas personas increíbles, cuya única ofensa hacia los asesinos de ETA fue querer ser libres. …

Por Raimundo Abando Tartiere




 



 











Publicado por Alejandro Mon