Archivo de artículos

AUTOPISTAS DE PEAJE: REVERSIÓN AL ESTADO: MILES DE MILLONES A PAGAR A LOS CONCESIONARIOS POR EL CONTRIBUYENTE: PASIVOS CONTINGENTES






Dinero público para rescatar autopistas de gestión privada 

Contrato de concesión de obra pública
Efectos de la resolución de la concesión.-“1. En los supuestos de resolución por causa imputable a la Administración, esta abonará en todo caso al concesionario el importe de las inversiones realizadas por razón de la expropiación de terrenos, ejecución de obras de construcción y adquisición de bienes que sean necesarios para la explotación de la obra objeto de la concesión, atendiendo a su grado de amortización. Al efecto, se aplicará un criterio de amortización lineal. La cantidad resultante se fijará dentro del plazo de seis meses, salvo que se estableciera otro en el pliego de cláusulas administrativas particulares. … “ (Art. 271 Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público)

¿Hay causa de resolución del contrato de "concesión de obras públicas"? Hay que IDENTIFICAR  al gestor público del que trae causa ahora esta presunta justificada causa imputable a la Administración ... !!! ¿Quién fue el CULPABLE?
 

En el 2004 aplaudíais y os regocijábais de vuestra listura, los demás éramos tontos, ... doce años después, en el 2016 sólo provocais llanto y crugir de dientes entre los contribuyentes ... causados por vuestra insensatez en la planificación de la obra pública .... te acuerdas, exministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos?

EL MINISTRO de Fomento, Íñigo de la Serna, confirmó ayer que el Estado se tendrá que hacer cargo definitivamente de las autopistas de peaje que se encuentran en quiebra, lo que podría suponer un desembolso de entre 4.500 y 5.500 millones de euros.

Se trata de las cuatro radiales de acceso a Madrid –gestionadas por un consorcio compuesto por Abertis, ACS, Sacyr y Bankia–, la M-12 de acceso al Aeropuerto de Barajas, la AP-41 Madrid-Toledo, la circunvalación de Alicante y, por último, la vía que une Cartagena con la localidad almeriense de Vera.

Los sobrecostes en el proceso de construcción y la escasez de tráfico han devenido en negocios ruinosos que han provocado fuertes pérdidas en los consorcios concesionarios de esas autopistas. 

En definitiva, se trata de la nacionalización de negocios que no son rentables. Es una operación prevista por la legislación. En los contratos de concesión existe la cláusula de Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA), que obliga al Estado a asumir la gestión de una infraestructura que está en quiebra y, además, abonar a las compañías que tienen la concesión el importe de la inversión que no han recuperado. En total, como decimos, el Estado tendrá que asumir unos 5.000 millones de euros, cantidad similar a la que nos exige Bruselas de ajuste adicional para 2017 para cuadrar el déficit y que ha motivado una nueva subida de impuestos. 

El Gobierno ha negociado en los últimos años para que no se llegara a esta situación, pero al final no ha quedado más remedio que la nacionalización. Dos de estas autopistas, las radiales R-3 y R-5, ya se encontraban en situación de liquidación, lo que hubiera supuesto su cierre y la pérdida de los puestos de trabajo. El resto habría llegado a la misma situación tarde o temprano. Pero aunque todo este proceso ha sido la crónica de un final anunciado, el resultado, oneroso para las arcas del Estado y por lo tanto para los ciudadanos, merece una reflexión. Porque es difícil explicar a los contribuyentes que las inversiones privadas se queden en el ámbito privado si se obtienen beneficios y devenguen en quebrantos públicos cuando generan pérdidas. 

En primer lugar, este caso llama irremediablemente a la responsabilidad de la Administración a la hora de planificar las infraestructuras. La mayor parte de las autopistas que ahora están en quiebra se planificaron y construyeron antes de la crisis, en pleno boom económico. Los ingresos por tráfico de vehículos proyectados entonces fueron muy superiores a los reales: en algunos casos sólo ha circulado el 16% del volumen previsto. Y los gastos de las expropiaciones tampoco se hicieron adecuadamente, con desviaciones superiores al 600%. Ello se ha traducido en el negocio ruinoso que ahora hay que tratar de enderezar con dinero público. Es cierto que este despropósito se debe, en principio, a una mala planificación económica, pero el agujero ocasionado por esta mala gestión es muy importante, por lo que consideramos imprescindible que desde la Administración se abra una investigación para saber qué ha pasado realmente con estas concesiones y delimitar las correspondientes responsabilidades. …



"Vamos a salir todos ganando"

En el 2004 aplaudíais y os regocijábais de vuestra listura, los demás éramos tontos, ... doce años después, en el 2016 sólo provocais llanto y crugir de dientes entre los contribuyentes ... causados por vuestra insensatez en la planificación de la obra pública .... te acuerdas, exministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos?
Años atrás, en el PP presumían de que las autopistas radiales supondrían un "antes y un después" en el proceso de modernización y competitividad de España. El resultado han sido ocho autopistas en quiebra y en riesgo de liquidación, y que el Gobierno de Mariano Rajoy tendrá que rescatar.

Doce años han pasado entre ambas fotografías, en las que se apuntaba a los beneficios que traerían esas carreteras. Ahora, y tras años de tira y afloja, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunciaba el rescate de éstas, que ascenderá hasta a 5.500 millones, según la patronal de grandes constructoras, Seopan.

Para el recuerdo quedan las imágenes de altos cargos del PP del Ejecutivo nacional y autonómico inaugurando sonrientes estos "hitos" de la construcción. También algunas de sus frases, donde José María Aznar, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón o Francisco Álvarez Cascos defendían lo positivo de las nuevas autopistas de circunvalación. 


...paga el contribuyente !!!

Estas son las citas más sonadas dichas entonces:

"Un antes y un después"

Era el año 2004 y un sonriente José María Aznar, entonces presidente del Gobierno, inauguraba dos de las nuevas radiales de Madrid: la R-3 y la R-5. Las previsiones apuntaban a que estas autopistas de circunvalación ayudarían a descongestionar el abundante tráfico registrado en las principales vías de la capital. Posteriormente se comprobó que estas proyecciones estaban sobredimensionadas.
En palabras del propio Aznar, estas radiales iban a suponer un "antes y un después en el proceso de modernización y competitividad de España". También alardeaba de que los proyectos de infraestructuras del PP no son de los que "se pintan en un papel y, por falta de recursos, no se llevan adelante, sino que se hacen realidad".

En este sentido, destacó la resolución de su Gobierno de sacar adelante el proyecto, en el que se mantuvo el "equilibrio presupuestario y el déficit cero". …




Resultado de imagen de de la serna ministro de fomento
Íñigo de la Serna, ministro de Fomento del Gobierno de España ... ¿Por qué es CULPABLE la Administración? Pero la Administración es un concepto etéreo, hay que IDENTIFICAR al que tomó las decisiones que han abocado a esta irracional situación y exigirle a él que INDEMNICE, en su caso, a los CONCESIONARIOS. No se pueden cargar a los contribuyentes las LOCURAS desenfrenadas de POLÍTICOS dementes. ¡Ya está bien de estos políticos que usan el BOE para perjudicar tan GRAVEMENTE  a los contribuyentes y ellos se van de rositas.










Publicado por Alejandro Mon